Interferir en la vida de los animales

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 14/05/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         La creación es gradual.

-         El trato que tenéis con una persona y con un animal.

-         La Ley del Amor en las interferencias.

-         Hechos iguales y consecuencias diferentes.

-         Los seres humanos y el instinto.

 

-       Habéis dicho “no debe de acortarse ni un segundo la vida de ningún ser vivo”. El otro día vi a una abeja moribunda y la rematé, para evitar que sufriera.

 

La creación es gradual. Todo tiene sus grados, y cada nivel está enlazado con el siguiente, de forma absoluta, eterna, infinita[1]. Los animales son seres de Dios y forman parte de la creación. Y el mismo trato que tenéis con una persona, debéis tenerlo con un animal, dentro de los límites de cada caso.

 

-       Pero a un animal no podemos tenerlo conectado a una máquina, para que siga viviendo.

 

Y por eso, en su momento, morirá.

 

-       O le ayudamos a morir. Para eso también ha avanzado la ciencia, para ayudarles a morir. Si tienes un animal que se está muriendo, que está agonizando ¿para qué hacer que siga sufriendo?

 

Tened en cuenta la Ley del Amor.

 

-       Pues con todo el amor del mundo, le aceleras el proceso de su muerte, en vez de que esté sufriendo una barbaridad.

 

Y la actuación es la adecuada. Pero se puede hacer lo mismo también actuando de un modo egoísta. Y aunque el hecho puede ser el mismo, las consecuencias no son las mismas. Cuando un ave captura a un insecto y se lo come, está actuando de acuerdo con la ley natural. Los seres humanos son los únicos que tienen criterio para poder elegir fuera del ámbito del instinto, y debéis buscar siempre actuar de acuerdo con la Ley del Amor. Si creéis que una abeja está sufriendo y la matáis para que no sufra, es diferente de que si la matáis por crueldad. El proceso que le corresponde al animal incluye vuestra decisión también.

 

[1] Nota del canalizador: por tanto, toda la creación está enlazada de un modo progresivo, sin saltos. Ver El Libro de los Espíritus, pregunta 607:

¿Parece, pues, que el alma ha sido el principio inteligente de los seres inferiores de la creación?

«¿No hemos dicho que todo se encadena y tiende a la unidad de la naturaleza? En esos seres que estáis muy lejos de conocerlos en su totalidad, se elabora el principio inteligente, se individualiza poco a poco y se ensaya en la vida, como hemos dicho. Este es, hasta cierto punto, un trabajo preparatorio como el de la germinación, después del cual el principio inteligente experimenta una transformación y se convierte en espíritu. Entonces empieza para él el periodo de la humanidad, y con él la conciencia de su porvenir, la distinción del bien y del mal y la responsabilidad de sus actos, como después del período de la infancia viene el de la adolescencia, luego la juventud, y en fin la edad madura. Por lo demás, nada de humillante tiene este origen para el hombre: ¿Se creen humillados los grandes genios por haber sido fetos informes en el seno de su madre? Si algo debe humillarle, es su inferioridad ante Dios, y su impotencia para sondear la profundidad de sus designios y la sabiduría de las leyes que arreglan la armonía del universo. En esa admirable armonía que hace que todo sea solidario en la naturaleza, reconoced la grandeza de Dios. Creer que él haya podido hacer algo sin objeto y crear seres inteligentes sin porvenir, sería blasfemar de su bondad, que se extiende a todas sus criaturas.»

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor (PDF)

La eutanasia


Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda