Las dos cosas esenciales que debe aprender el ser humano de vuestras generaciones

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 28/12/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         Las dos cosas esenciales.

-         Lo que producirá este logro.

-         Tenéis muchas más posibilidades en la actualidad de poder alcanzar este conocimiento.

-         Consejo sobre imponer este conocimiento.

-         Cómo se alcanza el conocimiento.

-         Proceso para entender la Ley del Amor.

-         Efectos de la comprensión de las múltiples existencias en el plano carnal.

-         Comprobar el concepto de las múltiples existencias.

-         Entender por las personas que no han tenido esa experiencia, manteniendo el concepto de un Dios soberanamente justo y bueno.

-         Consecuencia de una sociedad egoísta.

-         Efecto de las creencias.

 

Hay dos cosas esenciales que debe aprender el ser humano de vuestras generaciones: la importancia que tiene la Ley del Amor a nivel individual y a nivel de toda la sociedad, y el proceso infinito del alma humana[1], donde se producen las sucesivas reencarnaciones, para ir produciendo la evolución progresiva, para ir logrando eliminar todas las limitaciones que provoca la ignorancia y conseguir una mayor iluminación, esa iluminación que permite entender, cada vez más, cuáles son las leyes del creador, para poder cumplirlas y permitir la evolución.

 

En el momento en que la humanidad entienda estas dos lecciones, las sociedades y los individuos cambiarán de un modo transcendente. Tenéis muchas más posibilidades en la actualidad de poder alcanzar este conocimiento, pero es decisión de cada persona el poder adquirirlo. Por tanto, nunca pretendáis imponer este conocimiento, mostrad cómo influye en vuestra vida, y todo lo demás surgirá de forma espontánea.

 

-       ¿Cómo se puede alcanzar este conocimiento?

 

El conocimiento se alcanza por procesos internos de comprensión. Entender la Ley del Amor es un proceso interno de comprensión, que se manifiesta en todos y cada uno de los instantes de la vida, que se pone en práctica y que, inmediatamente, consigue obtener resultados satisfactorios. Y la comprensión de las múltiples existencias en el plano carnal es una cuestión fundamental que permite entender toda la realidad que nos rodea, porque se comprenden las diferencias entre unas personas y otras, se comprende cuando los niños mueren al poco tiempo de nacer o, incluso, antes de nacer. Se comprende las personas que tienen graves enfermedades, los que sufren y los que gozan, los que viven en la indigencia y los que viven en la opulencia.

 

Las múltiples existencias es un concepto que solamente se puede comprobar por los testimonios de todos los hermanos que han desencarnado y se han comunicado desde el lado espiritual. Pero las personas que no han tenido esa experiencia pueden entender que el hecho de las múltiples existencias es el único que permite explicar las grandes diferencias que hay en la humanidad, manteniendo el concepto de un Dios soberanamente justo y bueno, porque de cualquier otra forma, si solamente existiera una única vida, todas las diferencias que hay en las experiencias de cada persona, no permitirían entender la justicia de Dios de ninguna manera. Y cuando una persona no comprende este concepto, automáticamente le invade el egoísmo, porque en ningún momento ve motivos para poder actuar de forma altruista, y muy especialmente en los casos en los que estas personas puedan salir perjudicadas. El egoísmo crece en sus corazones, y una sociedad egoísta se destruye a sí misma. No tendría lógica que Dios, en su infinita sabiduría, pudiese implantar semejante ley.

 

Pero cualquiera de las dos opciones puede formar parte de las creencias de las personas, y creer una u otra opción, aunque no puedan comprobarlo, produce unos efectos completamente diferentes. Creyendo en la reencarnación se desarrolla el amor, se asumen las dificultades, se lucha por el progreso, pero siempre manteniendo una actitud amorosa y feliz, porque se comprende la adversidad. Sin embargo, cuando solamente se cree en una única vida, la actitud cambia completamente, y solamente se busca el bien personal, sin entender en ningún momento, la trascendencia que pueda tener la experiencia actual para el futuro, después de la muerte física, pero sin entender tampoco la diferencia que se produce entre unos recién nacidos y otros, en los que hay tantas y tantas diferencias, tanto intelectuales, como morales, como físicas. Y este concepto lleva irremisiblemente al ateísmo, porque no se puede mantener la idea de Dios como ser justo y bueno, observando estas realidades en la creación.

 

[1] “Creced, hermanos, es la voluntad de Dios, y es el anhelo que está inscrito en vuestras almas para avanzar en la felicidad eterna, progresiva y evolutiva a la que estáis sometidos en vuestro proceso de perfección eterna hacia Dios” (fragmento del artículo El cambio personal para la regeneración del planeta).

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor (PDF)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor