La utilidad de los sueños

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 23/03/2021 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         El estado de actividad consciente del alma encarnada.

-         Los periodos de descanso del cuerpo físico.

-         El proceso inconsciente de la mayoría de las funciones del organismo.

-         El proceso de aprendizaje del alma.

-         Desplazamiento del alma.

-         Relación entre el cuerpo físico y el alma.

-         Misiones del alma durante la fase de descanso del sueño.

-         Estado de felicidad, optimismo y esperanza.

-         Comprender el sentido de la vida en todas sus dimensiones.

-         Los procesos durante el sueño pueden tener consecuencias en la etapa despierta.

-         Sueños lúcidos.

 

-       ¿Puedes hablarnos de la utilidad de los sueños?

 

El alma encarnada se mantiene en constante estado de actividad consciente, pero el cuerpo físico no tiene capacidad de poder hacerlo, y necesita unos periodos de descanso para restablecer su organismo. En estos procesos, que se denominan de sueño, el alma sigue actuando, y la parte consciente del ser encarnado solamente puede atender a una pequeña proporción de la realidad completa del ser.

 

Cuando se está en estado consciente y despierto, la mayoría de las funciones del organismo se realizan fuera del ámbito consciente. La circulación de la sangre, la digestión, los procesos metabólicos, incluso todos los procesos mentales que tienen una actuación automática, todos ellos, tanto físicos como no físicos, se realizan sin la intervención consciente del ser.

 

Pero el alma está realizando un proceso de aprendizaje durante la etapa consciente, y este proceso de aprendizaje continúa cuando el cuerpo descansa, ya sea por el sueño reparador o por otros procesos derivados, por ejemplo de enfermedades o de accidentes, donde se pierde la consciencia[1]. En este caso, el alma queda liberada de la atención del cuerpo físico, y tiene la oportunidad de poder desplazarse, de acuerdo al nivel espiritual que tiene desarrollado. Y aunque en la mayoría de los casos todo este proceso se mantiene oculto a la parte consciente del cuerpo encarnado[2], el alma sigue realizando una importante labor, siempre de acuerdo con sus capacidades. Porque debéis entender que todo el proceso que hace vuestro cuerpo físico es consecuencia de las decisiones que en el plano del alma se adoptan, con la finalidad de poder lograr un aprendizaje, una experiencia y una evolución.

 

Pero cuando se está en la fase de descanso del cuerpo, el alma sigue este proceso, pero queda liberada de la atención al cuerpo físico, al menos en su mayor parte, pudiendo entonces dividir su atención entre el proceso del sueño y las misiones que pueda desarrollar durante ese tiempo. Y puede desarrollar sus capacidades de acuerdo con el destino encomendado, y puede apoyar, ya sea de forma individual o colectiva, a otros hermanos, ya sean encarnados o desencarnados, cumpliendo labores de misión, que le permitirán un estado de felicidad y optimismo, pero sobre todo de esperanza, porque en el cuerpo físico, cuando despierte, tendrá la vaga sensación de haber estado cumpliendo con algo que, en lo más profundo de su ser, entiende como trascendental. Y esa sensación, que en este caso siempre es placentera, permite motivar a la parte encarnada para poder comprender el sentido de la vida en todas sus dimensiones.

 

Entended, por tanto, que la fase de sueño no es una etapa estéril de la vida del ser humano, sino que está cumpliendo una muy importante función, porque permite al alma desarrollar muchas de las capacidades que no podría hacer ni en el estado de vigilia, ni en el estado desencarnado, porque esos procesos durante el sueño pueden tener unas consecuencias en la etapa despierta, pueden continuarse, y precisamente por eso, hay veces que se tienen sueños lúcidos, con la finalidad de aumentar el nivel de consciencia para poder cumplir con esa misión asignada[3].

 

Entended, pues, que los sueños y la etapa de descanso del cuerpo están ayudando a todo vuestro proceso de encarnación en la fase despierta[4], porque ambos procesos, en muchos casos, están totalmente vinculados entre sí.

 

-       ¿Cómo “sueños lúcidos” te refieres a que al despertar recordamos sueños, como si hubiéramos tenido experiencias mientras estábamos durmiendo?

 

Así es.

 

[1] Ver artículo El espíritu de una persona en coma

[2] Ver artículo El teatro de marionetas

[3] Nota del canalizador: personalmente entiendo, de acuerdo con el conjunto del texto, que la experiencia vivida durante la fase de sueño, incluso todo lo que no se recuerda, es de utilidad para el alma, y solo nos llega a la consciencia una pequeña parte de toda la sabiduría que realmente pueda tener registrada nuestra alma, la parte que necesitamos en este momento de esta encarnación para darnos la oportunidad de evolucionar, de acuerdo con la voluntad de Dios. En el artículo El proceso de integración del espíritu en el ser encarnado. La infancia y la juventud, los Maestros Espirituales dijeron “no todas sus cualidades, no toda su sabiduría, su aprendizaje y su nivel de evolución tienen porqué quedar manifestados en el plano encarnado. En algunos casos, solamente se manifiesta una muy pequeña parte”.

[4] También denominada de vigilia.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse


Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Cinefórum MyE. Reflexiones sobre la película “Divaldo Franco Medium”

Contactar o suscribirse