Los elegidos para las misiones

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 23/03/2021 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         Cómo se eligen.

-         Objeto de las misiones.

-         Cuándo se encarnan.

-         De qué nivel son.

-         Cuántos hay simultáneamente.

-         Cómo transforman la sociedad.

-         El error de la prisa y la voluntad de Dios.

-         Aprovechad vuestro presente.

-         La más importante misión que podéis hacer, y la que más felicidad os podrá otorgar.

-         Seguid los pasos del Gran Maestro Jesús, y estaréis avanzando rápidamente en el camino hacia Dios.

 

El Padre Eterno, a través de la jerarquía celestial, elige a los hermanos para que puedan cumplir determinadas misiones en la vida. Esas misiones se asignan para poder ayudar a dar luz a todos aquellos hermanos que se mantienen en las tinieblas como consecuencia de la ignorancia, y constantemente hay encarnados hermanos que cumplen estas funciones, que muestran, a través de su ejemplo, los más altos valores que ellos son capaces de aportar.

 

Según evoluciona la sociedad, también aumentan los hermanos encarnados que están en estas condiciones, generándose un número cada vez mayor de hermanos encarnados con suficiente luz como para ir creando las condiciones necesarias para transformar la sociedad. Esta transformación siempre se realiza de forma progresiva, porque el aprendizaje no puede ser instantáneo. El verdadero aprendizaje consiste en la asimilación de las ideas y en la puesta en práctica de las mismas, y ese proceso de experiencia requiere tiempo en toda sociedad.

 

Pero no debéis tener prisa. Si pretendéis que la sociedad se transforme de una forma instantánea, no solamente estaréis equivocados, además sufriréis, porque las cosas no sucederán de acuerdo a vuestras intenciones. Comprended que la voluntad de Dios se manifiesta siempre, en todo momento. Todo es de acuerdo a la voluntad de Dios, y el proceso en los planos encarnados requiere de tiempo, para poder ir asimilando la sabiduría necesaria, vinculada siempre al amor, que solamente se puede adquirir de un modo progresivo, incluyendo siempre la experiencia para poder consolidarla.

 

Tened paciencia, hermanos, aprovechad vuestro presente. Es el que necesitáis todos, en cada momento y lugar, porque esa es la voluntad del Padre Eterno. Y allá donde el destino os envíe, sed luces de Dios en el mundo. Esa es la más importante misión que podéis hacer, y la que más felicidad os podrá otorgar. Seguid los pasos del Gran Maestro Jesús, y estaréis avanzando rápidamente en el camino hacia Dios.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Acerca de Dios (PDF)

Una nueva sociedad (PDF)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda