Emitir y recibir energía (y 2)

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 06/04/2021 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         Receptores conscientes.

-         Cómo se desplaza y actúa la energía.

-         Efectos según la actitud de la persona que recibe la energía.

-         El resultado y la ley del libre albedrío.

-         permite que cada persona reciba de acuerdo a su voluntad.

-         Consejos cuando vayáis a enviar tratamientos.

-         Mantener un criterio científico para poder observar los resultados.

-         La intención y la atención en el logro de objetivos.

-         El objetivo de esta terapia.

 

Continuación del artículo anterior (acceder)

 

Por todo lo anterior es tan importante que las personas que reciben la energía sean conscientes de que se les está emitiendo, porque durante todo ese proceso, si están receptivas, la energía que les envuelve podrá ser recibida por ellas. Esa energía que les transmitís y que rodeará su ser, si se encuentran receptivas, podrán impregnarse de ella. Si la persona que recibe la energía no es consciente de que la va a recibir, su actitud puede ser muy variable; puede encontrarse con actitud receptiva, pero también puede encontrarse en una actitud completamente cerrada a cualquier energía que pueda recibir. Puede estar con las emociones en un estado tranquilo y amoroso, o puede encontrarse en un estado nervioso, ofuscado, cargado de miedo, de nerviosismo. Podréis entender que no se puede obtener el mismo resultado, porque la ley del libre albedrío[1] permite que cada persona reciba de acuerdo a su voluntad.

 

Por tanto, os aconsejamos que, cuando vayáis a enviar tratamientos, concretéis el momento en el que vais a realizar ese envío, para que la persona receptora se encuentre en una actitud adecuada para poder aprovecharlos. De otro modo, la energía le llegará igualmente, pero el aprovechamiento puede ser muy variable. Y gracias a este procedimiento, podréis mantener un criterio científico para poder observar los resultados, porque el nivel de aleatoriedad disminuye drásticamente, ya que las personas, aunque pueden distraerse, el hecho de estar con atención activa durante el proceso les facilita enormemente la captación de la energía.

 

Recordad que la intención y la atención son esenciales para poder lograr cualquier objetivo. Y el objetivo no es emitir la energía, el objetivo es mejorar las condiciones de esa persona. Entendedlo de esta manera y empezaréis a observar resultados mucho más eficientes de lo que ocurre hasta ahora.

 

[1] Ver definición

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

La energía del amor (PDF)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Cinefórum MyE. Reflexiones sobre la película “Divaldo Franco Médium”

Actividades de apoyo y ayuda