Dirigir correctamente las peticiones de ayuda

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 17/05/2021 (extracto textual de la sesión completa)

 

Las oraciones en las que podáis pedir para mejorar, como consecuencia del apoyo que podamos daros, no están adecuadamente dirigidas. Aunque es una cuestión de semántica, tiene una trascendencia muy importante a la hora de entender el proceso. Cuando se solicita a Dios Padre Todopoderoso, o a cualquiera de los rangos de las cortes celestiales más elevadas de lo que vosotros estáis para recibir el apoyo necesario que os permita evolucionar, mejorar, adelantaros de acuerdo a vuestra situación espiritual actual, comprended que eso solamente puede ocurrir de acuerdo a vuestro propio mérito y esfuerzo. Nadie puede avanzar, nadie puede dar un paso por otro hermano. Todos los seres espirituales, ya sean encarnados o desencarnados, tienen la capacidad, o tenemos la capacidad, de poder avanzar en nuestro propio progreso; eso se denomina “destino”[1]. Y también tenemos la posibilidad de ayudar a los demás hermanos que están por debajo de nuestro propio nivel espiritual, a poder avanzar en su camino; eso se llama “misión”[2]. Pero debéis comprender que solamente se avanza de acuerdo a la voluntad propia. La influencia que nosotros y que vosotros podemos hacer sobre otros hermanos, ya sean encarnados o desencarnados, es dirigirles del modo más correcto que cada uno de nosotros podamos tener, señalándoles la dirección, dándoles los mejores consejos que seamos capaces. Pero la decisión, el libre albedrío, siempre corresponde a cada uno de los hermanos, para poder dirigir su propia e infinita vida espiritual, en el proceso de evolución hacia Dios Padre Todopoderoso.

 

Así, cuando solicitéis que alguien reciba ayuda, ya sea vosotros o ya sean otros hermanos, encarnados o desencarnados, la petición debe estar dirigida a que ellos puedan elegir el camino correcto, y que vosotros, a través de la energía luminosa del amor que transmitís, siempre de acuerdo a la voluntad de Dios Padre Todopoderoso, lo único que hacéis es influirles, pero solo si ellos están dispuestos a poder hacerlo y a querer hacerlo. Porque la voluntad y la capacidad son dos cualidades necesarias para poder empezar a dar los pasos que corresponden en el camino del Padre Eterno.

 

[1] Ver definición de Destino.

[2] Ver definición de Misión.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Enseñanzas sobre la oración (PDF)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda