La actitud compasiva

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 16/08/2021 (extracto textual de la sesión completa)

 

Entended la importancia de mantener la actitud compasiva con todas y cada una de las personas que participan en vuestra realidad. La ignorancia de los demás, cuando se mantiene con una actitud compasiva, está demostrando vuestra sabiduría. La ignorancia de los demás, cuando es criticada, está demostrando vuestra propia ignorancia. Entended la importancia de la actitud compasiva, porque es la punta de la flecha de vuestro progreso personal. Todas vuestras relaciones deben mantener este criterio, deben mantenerse en esta actitud, porque la actitud amorosa solamente son palabras si no está impregnada de esta actitud compasiva de la que os estoy hablando, porque toda la información, todas las actitudes y actos de las demás personas, siempre son filtradas a través de la mente propia, y el concepto que cada cual tiene del bien y del mal hace que os convirtáis en jueces, y necesitáis de un trabajo para poder superar esta tendencia natural de la ignorancia, que va filtrándose y va depurándose a través de la sabiduría de la evolución.

 

Así, cuando tengáis que observar cualquier conducta[1], entended cómo observa un padre o una madre a sus hijos, entended toda la responsabilidad que asume en esta relación, una relación en la que busca que las cosas se desarrollen del mejor modo posible. Y del mismo modo que a un niño pequeño no se le debe tratar como a un niño más mayor, o a un adulto, igual debe ocurrir en las relaciones con las demás personas. Adaptad vuestra forma de comportaros, de enseñar, de relacionaros, de acuerdo a las necesidades que cada persona tenga. Así tendréis la posibilidad de poder transmitirles la palabra, de acuerdo a sus capacidades, y estableceréis las relaciones de un modo cordial y amoroso, porque seréis capaces de conectar con el corazón de esas personas. Solo así puede hacerse.

 

Dirigid la atención hacia los demás, y no hacia vosotros mismos. Es un proceso muy difícil, porque es necesario eliminar el ego, mantener una actitud humilde, serena, y entender hasta qué punto tenéis las capacidades para poder ser luz en el camino de los demás. Esta actitud, que puede parecer al principio extremadamente seria, en ningún momento tiene porqué ser necesariamente así. Las relaciones humanas deben adaptarse a la situación en las que se encuentran, y en un ambiente de alegría, del mismo modo que en un ambiente de serenidad, o cualquier otro, siempre existe la posibilidad de poder dirigir el modo en el que compartir vuestros pensamientos y vuestros actos con los demás.

 

Seguid el camino de la luz de Dios y estaréis actuando correctamente.

 

[1] Ver artículo No juzgar a los demás y diferenciar entre lo bueno y lo malo

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

La compasión

Perdonar las ofensas (2). Quién necesita más compasión

Gestionar el tiempo y dirigir la vida (PDF)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda