Covid. Superpoblación

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 11/01/2022 (extracto textual de la sesión completa)

 

-       En relación con todo lo que está ocurriendo con la pandemia del covid, ¿qué nos puedes decir sobre la información de que quieren eliminar a muchas personas, ya que creen que el planeta está superpoblado? ¿qué podemos hacer nosotros ante todas estas cosas?

 

Cuando se está en el plano encarnado y no se tiene un nivel de consciencia suficiente, el único reino que se entiende es el del mundo material. Pero cuando se accede a la sabiduría del mundo espiritual, el valor del mundo material cambia, y lo entendemos como necesario para realizar una prueba que permite seguir avanzando en el verdadero plano, que es el plano espiritual.

 

Todos los retos que se producen en la vida encarnada son pruebas que pueden afectar a una persona o a muchas personas, y el proceso individual de cada una de las almas es el que cuenta a la hora de poder elevarse espiritualmente, a la hora de superar los exámenes del plano encarnado. Y a lo largo de toda la historia de la humanidad encarnada, podréis constatar que ha habido muchas personas, muchos hermanos ignorantes con poder, que han buscado soluciones a sus ansias de expansión, que nunca son suficientes, y para ello no han tenido inconveniente en poner en juego la vida de personas, la salubridad de territorios, la explotación improcedente de la naturaleza. A través de las justificaciones han sido capaces de poder actuar de un modo absolutamente egoísta, justificándolo de mil maneras. En el momento actual existen muchas almas encarnadas en el planeta, pero disponéis de tecnología suficiente como para poder abastecer, de un modo digno, a todas ellas.

 

El mayor problema con el que os enfrentáis es la falta de valores morales, y por ese motivo se consumen muchos recursos por parte de muchas personas, pero que son una pequeña proporción de toda la humanidad. Y entre las clases dirigentes, muchos de ellos están en esta dinámica y, sobre todo, están apoyados económicamente, y los tienen sometidos y obligados a cumplir determinados cometidos que les marcan estas personas, que son las que realmente dirigen el plano económico de los países. Estas personas se han dado cuenta de que no estáis gestionando de un modo real la riqueza, y que las monedas están dejando de tener la utilidad para la que se crearon, y están planteando un modo de poder lograr que la humanidad alcance unos niveles de equilibrio económico, de acuerdo a sus cortas capacidades, porque desean mantener el estatus económico y de comodidad de unos pequeños grupos. Mientras eso sea así, harán todo lo posible por evitar la superpoblación mundial.

 

La naturaleza es la creación de Dios y mantiene el equilibrio, y para poder lograr que todo el planeta se pueda mantener de un modo correcto y adecuado, es necesario que se distribuya la tecnología, y que los recursos estén al alcance de las personas, de modo que tengan la posibilidad de poder acceder a unos niveles dignos de vida. Y eso exige pasar por un acceso a la cultura, para poder tener capacitación y criterio a la hora de poder desarrollar actividades que sirvan para contribuir a la mejora de las sociedades en las que viven, y para permitir que puedan desarrollar una serie de valores éticos que permitan que esos conocimientos se puedan poner en práctica de un modo altruista, cuando sea necesario, y siempre para bien de la colectividad.

 

Pero actualmente, las grandes fortunas disponen de mucho poder invertido en determinadas actividades que son nefastas para el desarrollo de las sociedades, como son el armamento, las drogas y los productos farmacéuticos que no han sido correctamente desarrollados. Queremos dejar claro que son muy importantes los productos farmacéuticos para contribuir a la salud de las personas, pero tienen que mantenerse dentro de unos criterios de desarrollo que permitan garantizar que su aplicación va a ser más beneficiosa que perjudicial para las personas, y eso no siempre se cumple.

 

Y en la situación en la que os encontráis, como en cualquier otra situación que se pueda producir en vuestra vida, entended desde el principio la importancia de seguir la Ley del Amor[1] en todos y cada uno de los procesos y fases en los que estéis inmersos. Y eso implica que cada persona tiene que cumplir con su labor. No se puede pretender estar centrándose en todo el mal que se está produciendo alrededor, porque eso agota la salud mental y física. Imaginaos al Gran Maestro Jesús y a sus hermanos de camino, si se hubieran estado centrando únicamente en el mal uso del poder que estaban haciendo toda la casta sacerdotal de la época, y toda la casta política y el ejército romano. No habrían podido transmitir la verdadera enseñanza para la que vinieron. Y, a pesar de todas las resistencias que pudo haber, ellos se centraron en el objetivo que buscaban. Porque es importante entender que, cuando se quiere lograr un objetivo, ese es el elemento sobre el que hay que dirigir la atención principal, de tal manera que todos los obstáculos que puedan ir apareciendo, se puedan gestionar de acuerdo al logro final del objetivo deseado.

 

Por eso, cada persona, dentro de sus capacidades del ámbito en el que se desarrolla, debe actuar de acuerdo a la Ley del Amor, que es lo único realmente importante en el proceso evolutivo del alma, tanto encarnada como desencarnada. Y si tenéis que ayudar a alguien, hacedlo de acuerdo a la Ley del Amor. Y si tenéis que denunciar a alguien, hacedlo de acuerdo a la Ley del Amor. Y si tenéis que observar vuestra propia vida, hacedlo también de acuerdo a la Ley del Amor. Porque de poco serviría una revolución que expulsase a determinados dirigentes, porque en sus puestos se pondrían otros iguales o peores. Los dirigentes cambian cuando las sociedades cambian, pero no podéis pretender ser los salvadores del mundo. Buscad seguir vuestro camino, y el mundo irá cambiando de acuerdo a lo que vosotros vayáis cambiando también.

 

Entended la importancia que tiene el miedo a nivel de la limitación de vuestros procesos de desarrollo espiritual, pero también a vuestros procesos de desarrollo físico. Ya os dijimos anteriormente que existe un concepto de miedo que tiene utilidad, porque es el que nos permite evitar los riesgos que se nos presentan en la vida[2]. Pero hay otro miedo que nos limita en nuestros procesos evolutivos, que nos aparta totalmente del camino del amor, y es necesario entender, es necesario saber distinguir, un tipo de miedo de otro.

 

El cambio del mundo se producirá en base al cambio de las personas y de las sociedades, y cada uno de vosotros sois una pequeña chispa de luz, que puede contribuir a que se enciendan muchas más luces. Pero observad qué recursos tenéis, qué es lo que podéis aportar a los demás, si creéis que estáis en condiciones de poder incrementar vuestras luces en las figuras de los demás hermanos sobre los que influís en vuestra vida y, de acuerdo con ello, aprovechad las oportunidades, porque el primer paso es el ejemplo, y el segundo paso son las enseñanzas, siempre de acuerdo al respeto absoluto al libre albedrío de todos, sin poderles imponer en ningún momento ninguno de los requisitos que puedan ser necesarios para poder recibir estas enseñanzas. Cada cual tiene la posibilidad de recibirlas de un modo totalmente libre, y solo así se pueden recibir para poder transformar a las personas, transformarse uno mismo y, a través del ejemplo, mostrar el camino y la luz a los demás.

 

Por tanto, mantened la fe, mantened la esperanza, y extended el amor en vuestra vida, y estaréis cumpliendo con el proceso que necesitáis realizar para que se pueda cambiar el mundo.

 

[1] Ver artículo La Ley del Amor (PDF)

[2] Ver artículo ¿Tiene alguna utilidad el miedo?

 

Otros artículos de esta colección:

La oportunidad del confinamiento del COVID19

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Una nueva sociedad (PDF)

La Ley del Amor (PDF)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitudes de Oraciones

Índice

Actividades de apoyo y ayuda