Encontrarnos con personas necesitadas

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 30/11/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         La experiencia en la vida.

-         Acuerdos de contacto del Guía Espiritual.

-         Preguntar a vuestro yo superior.

-         Cumplir con vuestro destino.

-         Valorar las reacciones de los demás en relación con nuestros actos.

-         Consultar a vuestro yo superior.

-         Qué os tiene que dirigir.

-         Camino del desarrollo integral.

-         Si alguien os pide.

-         La gran lección de vida a todas aquellas personas que pagan vuestra ayuda con desprecio.

-         Alcanzar el estado de felicidad que lo exterior no podrá afectar.

 

-       En caso de encontrarnos con personas necesitadas ¿debemos ayudarlas, o dejar que cumplan con su destino?

 

La sabiduría del Padre es infinita. Cada persona tiene una experiencia en su vida totalmente individual, pero también está totalmente vinculada a todas las personas con las que se relaciona. De un modo que nosotros no somos capaces ni de imaginar, la sabiduría infinita de Dios hace que, cuando una persona necesitada deba recibir una determinada ayuda, se encuentre con la persona que tenga la necesidad de ayudar[1].

 

Por tanto, si vosotros os encontráis con alguien necesitado, tenéis que preguntar a vuestro yo superior qué es lo que tenéis que hacer. Nosotros os hemos informado de que las personas que piden porque no desean trabajar y deciden mantenerse ociosos en una esquina o en la puerta de una iglesia, esas personas no forman parte del grupo de necesitados a los que vosotros podéis socorrer[2], y cuando me refiero a vosotros me refiero a todas las personas que puedan recibir estas enseñanzas. Escuchad a vuestra conciencia, entended dónde está el bien y dónde está el mal. Analizad qué es lo que os dice vuestro yo superior interior, que está impregnado de la chispa divina, y si vuestros actos os invaden de felicidad es porque habéis cumplido con vuestro destino.

 

Todo acto que hagáis, relacionado con otras personas, no debe ser valorado por las reacciones que ellas tengan. Para vosotros, debe ser indiferente que una persona se sienta agradecida o no, en cualquier acto que vosotros realicéis, ya sea de caridad, ya sea de amabilidad, cualquier acto de amor que hagáis, debéis de consultar a vuestro yo superior que vive en vosotros, para que cada vez más seáis capaces de cumplir con vuestro destino real en la vida, y eso significa que habrá veces que esas personas se podrán sentir muy agradecidas por vuestro apoyo; en otras podrán ser totalmente indiferentes; en otras, incluso, sentirse hostiles. Pero vuestros actos no deben estar condicionados por las respuestas que recibáis de ellas, vuestra conciencia es la que os tiene que dirigir, y lo que está bien, está bien, independientemente de que sea agradecido o no por los demás.

 

Por lo tanto, actuad de acuerdo a vuestra conciencia, y todas las lecciones que extraigáis de allí os servirán para ir desarrollándoos en el plano espiritual, lo cual os desarrollará también en todos los demás planos de vuestra existencia, incluido el físico. Así, si alguien os pide, observad, y ante la duda, ayudad. No es cuestión de sentir miedo por actuar mal, es cuestión de comprender toda la felicidad que sois capaces de poder desarrollar en vuestra vida a través de los actos de bondad, de los actos de amor.

 

Fijaos hasta qué punto le estáis dando una gran lección de vida a todas aquellas personas que pagan vuestra ayuda con desprecio. Quizá no hoy, pero es posible que, algún día, esas personas lloren de amargura, entendiendo todo el derroche de maldad que hicieron en aquél momento. Pero si sois capaces de entender que eso no puede afectaros, sino que sois vosotros los que elegís si os afecta o no cualquier acto externo, llegaréis a la conclusión de que no importa en absoluto cuál es la reacción de los demás, y alcanzaréis con ello un nivel de maestría que os permitirá manteneros en un estado de felicidad que lo exterior no podrá afectar, y que en muchas culturas se ha denominado como nivel de maestría. Pero la denominación es lo de menos.

 

Entended que es solo un paso más, pero es un paso muy importante en el proceso evolutivo del ser humano.

 

[1] “El Guía Espiritual actúa de muchas formas, coordina con otros guías espirituales, para establecer acuerdos de contacto entre dos hermanos encarnados que deben conocerse” (extracto del artículo ¿El Guía Espiritual nos habla?)

[2] “Hay personas que viven de eso [de la caridad]. Ellos os dan lástima y vosotros les dais dinero” (Extracto de Una nueva sociedad (PDF), capítulo “ayudar a los necesitados”).

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Una nueva sociedad (PDF)

La Ley del Amor (PDF)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Cinefórum MyE. Reflexiones sobre la película “Divaldo Franco Médium”

Actividades de apoyo y ayuda