Mensajes recibidos en las sesiones de oración-meditación colectiva (1). 365 Mensajes para orar y meditar

You can translate this web with Google Crome

 

Descargar gratis PDF

Descargar gratis EPUB

Si tienes dificultad con la descarga, puedes contactar en moralyespiritualidad@gmail.com

 

Más publicaciones en la biblioteca MyE

 

Se incluyen los mensajes recopilados por el canalizador del blog en las sesiones de oración-meditación colectiva de Moral y Espiritualidad (acceder), ordenados de más nuevo a más antiguo, del 365 al 1. Los siguientes se pueden visualizar aquí.

Si pueden servir para ayudar a avanzar a una sola persona, se ha cumplido el objetivo.

 

365.   La oración de agradecimiento es el mejor modo de dirigir nuestros pensamientos y sentimientos, en la convicción de que Dios nos da lo que necesitamos para evolucionar en cada momento, y de nosotros depende convertir la experiencia en enseñanza evolutiva.

364.   El poder del amor está en nuestro interior, y solo nosotros podemos ponerlo en marcha. Es nuestra decisión. Es nuestra responsabilidad. Es nuestra elección de vivir en la vibración de la felicidad.

363.   Podemos entender el cuerpo físico como un medio que nos facilita Dios para poder evolucionar en la experiencia encarnada. Rindámosle el valor que le corresponde, cuidémosle adecuadamente y aprovechemos la experiencia encarnada para adquirir valores espirituales eternos.

362.   El camino de la luz es interno. Es alimentado por los aprendizajes de amor y sabiduría que somos capaces de aprovechar la vida, que podemos integrar en nuestra realidad, que podemos poner en práctica en nuestra vida, y que se convierten en marcas imborrables en la memoria del alma.

361.    Los acuerdos son la herramienta que disponemos para facilitar las relaciones basadas en la confianza mutua, en la responsabilidad personal, en la unidad de objetivos y en la puesta en práctica del amor.

360.   La energía del amor es muy sutil para quien la ignora, pero es clara y potente para quien la experimenta. En las cosas del espíritu, es necesario creer para poder ver.

359.   Los sentimientos nos aportan la energía para poder impulsarnos en cada momento. La dirección del movimiento depende de la intensidad de la luz de amor con la que llenemos estos sentimientos.

358.   La paciencia es la ciencia de la paz. Cuando se comprende este principio y se pone en práctica, se pueden observar los resultados, tanto internos como externos, y verificar la eficacia de la actitud que se genera con la paciencia.

357.   El sufrimiento más angustioso, al igual que el más tenue, ya sean del cuerpo o del alma, de disuelven al digerirlos a través del amor. La prueba más sencilla en tu vida te permitirá comprobarlo si lo pones en práctica.

356.   El mayor ejemplo de grandeza se expresa con la humildad, siempre que se sienta con amor genuino.

355.   ¿Puedes ser dulce y amoroso en tu interior cuando alguien te está amenazando, insultando, agrediendo? Solo lo que vive en tu interior se puede expresar en tus actos.

354.   La capacidad para poder hacer las cosas requiere de la intención, que es el requisito imprescindible para poder poner en marcha cualquier proyecto. Pero, detrás de ella, es necesario que exista la capacitación para poder llevarla a cabo. Prepararse para cualquier proyecto es esencial para lograr el éxito.

353.   Observa la pureza de los niños y aprende de ellos. Cuando vuestra humanidad tenga la naturalidad de los niños, estaréis en un nivel mucho más elevado que el actual. Pero eso solo se logra a través del cambio evolutivo personal. ¡Comienza ya!

352.   Cada fracaso del que aprendemos es un paso más que damos hacia el éxito. La sabiduría precisa del error de la ignorancia para poder reconocer el valor de cada cosa.

351.    Podemos sentirnos capaces de muchas cosas, pero no por vanidad, sino por compromiso. Podemos observar nuestros progresos, pero no por orgullo, sino por consciencia. Podemos sentir a Dios dentro de nosotros, pero no por soberbia, sino porque nos sentimos integrados en el Todo.

350.   Es importante analizar profundamente cualquier pensamiento, sentimiento o experiencia que nos limite, porque siempre encierra una enseñanza muy importante para nuestra evolución.

349.   Todo lo que te muestra el camino hacia Dios es como un peldaño en la escalera hacia Él. Te sirve para elevarte solo si haces el esfuerzo.

348.   La verdadera santidad a la que debe aspirar todo ser humano es la aceptación de todas las experiencias de la vida, entendiéndolas como enseñanzas que tenemos el privilegio de recibir para poder avanzar en el camino hacia la sabiduría infinita de Dios.

347.   El mejor modo de lograr que haya paz en el mundo es creándola tú. El mejor modo de cambiar el mundo es siendo tú el cambio.

346.   El rencor, el odio, la envidia, el miedo… todos los sentimientos que nos alejan del amor, son reacciones de nuestra ignorancia, que nos producen daño a nosotros mismos, que nos intoxican de veneno. Observemos nuestros sentimientos y vibremos en amor, para disolver todo aquello que no desearíamos ni para nosotros ni para los demás.

345.   Cuando empezamos a comprender a Dios como energía, amor y sabiduría universales y eternos, podremos analizar sus leyes, comprenderlas y cumplirlas. Eso es vibrar en la sintonía de Dios y sembrar de amor, sabiduría y felicidad la vida.

344.   La vida, en todas sus formas, es la manifestación de Dios. Amar la vida es amar a Dios. Sentir la vida es sentir a Dios.

343.   La fe nos permite alcanzar lo que muchos consideran inalcanzable. La fe es creer sin ver con los ojos del cuerpo, pero sintiendo la certeza con el alma.

342.   Acojamos al dolor, porque es nuestro gran maestro que, por nuestro propio mérito, nos ayuda a salir de la ignorancia.

341.    La libertad de nuestra mente queda manifestada en el modo amoroso e interesado que mostramos ante opiniones diferentes a las nuestras.

340.   La vanidad se transmuta en humildad a través de la actitud de servicio.

339.   La creación está diseñada para poder apoyarnos mutuamente en el proceso de la evolución, pero manteniendo la independencia y la libertad de elegir y esforzarnos, para que el mérito sea solo nuestro.

338.   La verdadera sabiduría no reside en los conocimientos acumulados en la mente, sino en la puesta en práctica de los mismos, una vez han pasado por el filtro del corazón.

337.   El proceso de elevación hacia Dios se basa en desarrollarnos en amor, y esto se traduce en convertirnos, cada vez más, en elementos activos que contribuyamos a mejorarnos personalmente y a mejorar todo aquello sobre lo que podamos ejercer influencia.

336.   Para ayudar con sabiduría, no solo es necesaria la intención amorosa, también hay que saber poner en práctica esa intención para lograr los efectos deseados.

335.   La forma más efectiva de evolución es el altruismo. Cuando entregamos el amor, en cualquiera de sus formas, estamos evolucionando claramente en el verdadero camino que nos marca Dios.

334.   Lo más importante de los mensajes no son las palabras, sino los significados. Igualmente, lo más importante de las personas no es el aspecto, ni las intenciones, ni siquiera los sueños que puedan tener, sino los hechos, lo que transforma las realidades actuales y las hace evolucionar.

333.   La escuela de la vida nos aporta experiencias de felicidad y de dolor, que normalmente valoramos como buenas o malas, pero todas son oportunidades de aprender, cambiar y evolucionar. Sin pruebas, no hay mérito, ni satisfacción, ni evolución.

332.   Las personas que buscan la salvación en el exterior están pasando por una enseñanza de experiencia ignorante, en la que tendrán la oportunidad de comprender que todo el proceso principal se encuentra en nuestras experiencias internas, las cuales nos permitirán poner en práctica, de un modo consciente, las Leyes de la Vida, las Leyes de Dios.

331.    El poder que podemos ejercer no acaba en nosotros, trasciende a todo tipo de influencia en la que podamos apoyarnos para poder cumplir con nuestro destino y con las misiones que nos encomiende Dios.

330.   Lo que se les transmite a los niños les condicionará decisivamente a lo largo de la vida. Sed promotores de valores universales, transmitidos por el ejemplo y por las enseñanzas que cada personita esté en condiciones de comprender.

329.   La paciencia es una gran cualidad cuando se aplica con sabiduría, pero es una gran excusa cuando se aplica con miedo.

328.   El ser material y el espiritual son dos manifestaciones diferentes de una misma realidad, y en cada estado tiene unas funciones evolutivas que cumplir para obtener la respuesta divina de la evolución.

327.   En este proceso de aprendizaje que es la vida encarnada, dos personas pueden estar actuando de forma completamente opuesta y ambas estar cumpliendo con su misión evolutiva. Respetemos los caminos.

326.   El camino hacia Dios es una cadena infinita de luz de amor, donde cada eslabón mantiene el contacto con los adyacentes. Así, en todo nivel en el que estés, podrás aprender del eslabón superior y enseñar al inferior. Ese es el concepto de la misión de todos los seres evolutivos, que nos muestran el camino y, cuando hemos recorrido un nuevo tramo, podemos mostrarlo nosotros.

325.   Cuando creemos que ya no podemos soportar más dolor en nuestra experiencia, la vida nos demuestra que siempre es posible un poco más. Esta señal es la indicadora de que estamos actuando fuera del amor y de la sabiduría, y nos impulsa a cambiar nuestra actitud, para que busquemos y encontremos por mérito propio.

324.   Al enviar ayuda mediante la oración a una persona que aún no desea esforzarse para evolucionar en los retos que la vida le aporta, estamos mostrando un nivel de amor muy elevado, y esa petición no se perderá, ya que el Guía Espiritual la reservará para poder ayudar cuando la persona, de acuerdo a su libertad, decida avanzar por el camino de la luz.

323.   La aceptación de la muerte del cuerpo físico es uno de los retos más difíciles del ser encarnado que no está revestido de la fe en la inmortalidad del alma, pero es una prueba de entereza para quien transita la sabiduría de la verdadera vida que Dios nos ha otorgado.

322.   La elevación espiritual no implica superar los obstáculos de la vida, sino mantenernos en perfecta armonía mientras estamos inmersos en estos obstáculos.

321.    La energía del amor es la más potente. Observa los efectos de cualquier tipo de energía, compárala con los efectos de la energía del amor y lo comprenderás.

320.   Los más grandes conocimientos, de nada sirven si no se aplican con amor. Pero cuando el amor se combina con los conocimientos, aflora la sabiduría, que es la que puede mover montañas.

319.    Cuando llegamos a decidir que lo verdaderamente correcto no es lo conveniente para nosotros, sino que se cumpla con la voluntad de Dios que seamos capaces de comprender en cada momento, y si lo logramos poner en práctica, estamos cumpliendo con nuestro destino* en su nivel máximo.

* Ver definición de Destino.

318.    La cualidad esencial del ser humano para su evolución es el amor. La cualidad esencial para el progreso es la sabiduría. Ambas cualidades proceden de Dios, y por eso estamos hechos a su imagen y semejanza.

317.    Cuando ayudéis a los demás, siempre que sea posible, haced que la persona ayudada sea la que realice el esfuerzo principal. Así, el mérito mayor seguirá siendo de ella.

316.    Elegir el camino correcto en cada momento no tiene duda, es aquél en el que la vibración del amor se manifieste del modo más intenso.

315.    El mérito espiritual de las personas que integran un grupo no se basa en la cantidad de tiempo que permanecen en él, sino en lo que aportan para ayudar a elevar la vibración espiritual de todas ellas.

314.    Hacer el bien con prudencia es valorar todas las consecuencias que se derivan de nuestros actos.

313.    Utiliza la herramienta del amor en las situaciones más difíciles. Defiende tus derechos sin vulnerar los ajenos. Crea un entorno agradable sin quebrantar los de los demás. Entiende la fraternidad universal amando al prójimo como te amas a ti.

312.    Todo lo que podamos hacer para ayudar a los demás en su progreso, son pasos que damos en el progreso propio. En las cosas del espíritu, cuanto más das, más se te devuelve.

311.     La paciencia ante los hechos que nos presenta la vida es la que nos permite atenderlos con coherencia.

310.    Aprender a guiarnos por la vida requiere del desarrollo de esa cualidad que nunca se podrá aprender de otras personas, la intuición.

309.   El sentido de la vida es aprender que la vida tiene sentido.

308.   La humildad es reconocer el valor de los demás en el mismo nivel que el nuestro propio, respetando que los ignorantes puedan seguir su camino sin interferir en ellos.

307.   La vida es una maravillosa aventura cuando aprendemos del pasado, aprovechamos al máximo el presente y dejamos en manos de Dios el futuro.

306.   El camino de la luz de Dios es estrecho e ingrato al principio, pero genera felicidad muy pronto. El camino del error es amplio y atractivo al principio, pero genera sufrimiento muy pronto. Observa los caminos que transitas en la vida para hacerte consciente de tus elecciones y de las rectificaciones que puedes hacer.

305.   Todas nuestras manifestaciones, físicas, mentales y espirituales, forman parte de la creación de Dios que llamamos “yo”. Cuidemos y potenciemos todas ellas y lograremos el equilibrio que nos permitirá avanzar por la senda que nos ha marcado nuestro Creador.

304.   La paciencia es una virtud que se debe poner en práctica en todo momento de la vida. Cuando nos sobrevienen las dificultades, cuando nos asaltan nuestros propios defectos, cuando nos planteamos retos. En todo tramo del camino, la paciencia, la ciencia de la paz, es esencial para el progreso del alma.

303.   Los ingredientes para avanzar en el camino de Dios: la intención da el primer paso, la voluntad le da continuidad, la sabiduría nos dirige correctamente y el amor le da sentido trascendente.

302.   Los conceptos salvación y evolución son opuestos. La salvación es una clasificación definitiva, unos se salvan y otros no. La evolución acoge a todas las criaturas de Dios en un perfecto e infinito proceso de ascensión hacia Él por el camino del amor y de la sabiduría.

301.    La lealtad es un compromiso que se establece entre un ser vivo y otros seres, ideas, acuerdos, etc. La lealtad es un modo de limitar voluntariamente la libertad personal en beneficio del cumplimiento del compromiso. Si se desea ser absolutamente libre, no puede acordarse ningún tipo de lealtad hacia lo externo. Es cuando se puede comenzar a mirar hacia dentro y establecer compromisos, ser leales, con nuestro yo superior, lo cual trasciende cualquier acuerdo personal, ya que se transforma en intención universal.

300.  Ser capaz de expresar lo que fluye en nuestro interior es un proceso difícil que, como todo, es necesario aprenderlo y desarrollarlo.

299.   El progreso evolutivo en amor y sabiduría se logra a través de la experiencia de la vida. Vive cada instante de tu existencia como una lección que puedes aprovechar y estarás evolucionando.

298.   El modo en que se realizan las oraciones va evolucionando con el espíritu. Desde la oración y los sacrificios para aplacar la ira de Dios, se pasa a las peticiones ignorantes y egoístas que buscan evitar las experiencias y, cuando se llega a comprender que toda prueba es una oportunidad de evolucionar, estas peticiones se transforman en solicitudes de coraje para poder superarlas y evolucionar en el amor y sabiduría que Dios nos está ofreciendo a través de estas experiencias.

297.   El modelo más eficiente de desarrollar el aprendizaje es por medio del intercambio libre y amoroso de la información de sabiduría.

296.   La felicidad son las flores que adornan el camino en el que sembramos amor y sabiduría.

295.   La evolución espiritual es sencilla de explicar, pero difícil de poner en práctica. Consiste en cubrir de amor todas nuestras intenciones y de sabiduría todos nuestros actos.

294.   La espiritualidad forma parte de la experiencia del alma infinita en todas sus manifestaciones. Es el camino que lleva en la dirección ascendente hacia Dios, y se manifiesta en cada instante de la existencia y en todas las formas de interrelacionarse el ser consigo mismo y con el exterior.

293.   La energía se entiende como la capacidad de transformar, tanto en el ámbito físico como en el mental, en el emocional o en el espiritual. Si esta transformación está guiada por el amor y la sabiduría, la evolución está garantizada

292.   Estar consciente en el presente es lo único que nos permite poner en práctica las enseñanzas del pasado y construir una esperanza de luz para el futuro.

291.    Orar permite incrementar nuestra capacidad de amar en todas sus dimensiones, y orar en grupo multiplica el efecto, ya que permite sincronizar las energías espirituales, recibiendo todos los participantes la suma incrementada que emite el conjunto.

290.   Donde no brilla el amor, tampoco puede hacerlo la felicidad. Amor y felicidad caminan juntos.

289.   La verdad, la belleza y la bondad son manifestaciones del amor. Siémbralas en tu vida y cosecharás ciento por uno.

288.   Nuestras oraciones son como las olas del mar o las gotas de lluvia, una sola parece que no tiene poder, pero juntas pueden con las rocas más resistentes (ver ampliación en Las olas del mar y las gotas de lluvia).

287.   El valor de las oraciones no se basa en las palabras o en los sentimientos experimentados, sino en las transformaciones que logramos en nuestra realidad. Sin embargo, recordemos que las palabras y los sentimientos son el camino para poder lograr estas transformaciones.

286.   Entrar en la vibración del camino de Dios es una decisión convencida de que la chispa divina inmortal siempre ha formado parte de nosotros, y nosotros formamos parte de esta vibración porque estamos hechos a su imagen y semejanza.

285.   El dolor, la desilusión, la apatía, el fracaso… el miedo, son enseñanzas que nos muestra la vida y que, según vayamos aprendiendo cómo superarlas a través del amor y de la sabiduría, se irán desvaneciendo, ya que no las necesitaremos más.

284.   Si queremos ver la eficacia de nuestras oraciones, convirtamos nuestras peticiones en obras que puedan contribuir a lograr el bien solicitado.

283.   La alegría es la sal de la vida. Sed constructores conscientes de alegría a vuestro alrededor y la felicidad brillará con más fuerza en vuestra realidad.

282.   Los milagros son el resultado de cumplir las leyes de Dios con fe, esperanza y amor viviendo en nuestro interior y manifestándolo en nuestro exterior.

281.    A la luz se llega desde la oscuridad, a la sabiduría se llega desde la ignorancia. No tengas miedo al error, porque es necesario en el camino del acierto. Es tu responsabilidad discernir, porque la responsabilidad es libertad, y solo a través de la libertad se puede avanzar en el camino hacia Dios.

280.   El poder era la base en la que se asentaba la humanidad hasta hace poco, tanto en lo colectivo como en lo individual. La paz es la base que busca actualmente la mayoría. El amor es la base que logrará el verdadero cambio.

279.   Las vidas encarnadas y desencarnadas son etapas de un camino infinito hacia Dios. Comprender este proceso supone un cambio esencial en la evolución del ser y en la comprensión de las Leyes de Dios.

278.   Mantener la actitud de comprensión ante el sufrimiento de la ignorancia es la puerta que nos abre a la vibración del amor universal.

277.    La más grande enseñanza que nos aporta la experiencia de la vida es que aprendamos a asumir la voluntad de Dios, aprendiendo de cada enseñanza que nos entrega, por muy dolorosa que nos pueda parecer.

276.   El tesón que se manifiesta al seguir el camino de Dios no se basa en el esfuerzo de la voluntad, sino en el entusiasmo de observar cómo florecen las semillas que plantamos por el camino.

275.   Cuando nos hacemos conscientes de las sincronicidades y causalidades que suceden constantemente en nuestra vida, la fe en el camino que Dios nos marca se transforma en una constatación indiscutible.

274.   Las energías que canalizamos del infinito y que entregamos a los demás a través de nuestras oraciones y meditaciones son únicamente oportunidades que damos para que las personas receptoras puedan tener la oportunidad de poder aprovechar si toman la decisión de hacerlo.

273.   Toda experiencia, por dura, difícil y dolorosa que nos parezca, nos está mostrando lecciones para desarrollar nuestra capacidad de amar.

272.   El amor de Dios se manifiesta del modo que necesitamos, no del modo que querríamos, según nuestra siempre limitada capacidad. Toda experiencia, por dolorosa que sea, es perfecta para que nos ayude a evolucionar, libre y conscientemente, en el infinito proceso evolutivo de amor, sabiduría y felicidad que nos aproxima paulatinamente a Él.

271.    Transmitir las enseñanzas solo a quien las necesita es una cuestión de prudencia, y hacerlo solo a quien nos lo pide es una cuestión de respeto.

270.   Junto a cada sentimiento de dolor hay un sentimiento de amor que lo acompaña. La desesperación llega junto con la esperanza, la culpa viene con el perdón, el miedo se aproxima con el valor, la ignorancia es acompañada de la sabiduría. Todo dolor nos trae su parte luminosa.

269.   Ser útil para los demás no es ayudarles en todo, sino ofrecerles lo que necesitan y solo cuando lo necesitan.

268.   Para poder cambiar el mundo no es suficiente con cumplir con nuestras responsabilidades, hay que hacer un poco más, para que ese poco pueda contribuir a que se produzca el cambio en los demás. Solo así llegamos a ser ejemplares.

267.   El proceso evolutivo es siempre desde la consciencia. Para poder desarrollarlo es conveniente repetir varias veces al día una frase del tipo “estoy evolucionando conscientemente a través de mis pensamientos, sentimientos y actos, siguiendo el camino del amor en cada instante”.

266.   Transitar el camino de la luz no es experimentar experiencias agradables y sentir felicidad, sino sentir felicidad porque tenemos la oportunidad de convertir las experiencias en agradables.

265.   Mantener la paz en la adversidad es, sobre todo, observar y controlar todas las reacciones automáticas que nos llevan a nuestro lado oscuro. Dirijamos con nuestra voluntad amorosa nuestra realidad interna, para poderla expresar en todas nuestras manifestaciones.

264.   Participar en un grupo no es suficiente para hacerlo mejor, es necesario cumplir con la parte que corresponda para evolucionar nosotros y ayudar a evolucionar a los demás miembros.

263.   Sentir el agradecimiento de los demás es un privilegio del amor, pero una prueba para la vanidad. Manifestar el agradecimiento a los demás es un privilegio del amor, sin contraindicaciones.

262.   Del mismo modo que solo dejamos entrar en nuestros hogares a las personas que deseamos, igualmente debemos hacer con nuestros pensamientos y sentimientos. Nuestro discernimiento nos guiará y nuestra voluntad lo pondrá en práctica.

261.    El amor se puede expresar de muchas formas, pero no siempre produce los efectos que deseamos. Para lograrlo, sigamos la Regla de Oro que nos transmitió nuestro Gran Maestro Jesús (más info).

260.   Cuanto más investiguemos en lo más pequeño y en lo más grande de la creación, más podremos admirar a la inteligencia creadora, a Dios, que, de un modo admirable e inconcebible para nosotros, es capaz de armonizar cantidades intentes de partes que dan forma a las realidades en todos los niveles sucesivos de magnitud de la creación.

259.   Para que se puedan cristalizar las rocas es necesario tiempo y condiciones que lo favorezcan. Igualmente ocurre con las personas, para que se pueda cristalizar el amor y la sabiduría en sus almas. Favorezcamos las condiciones y démosles tiempo.

258.   Ayudar a las personas es intentar ayudarlas en todo aquello que consideremos que es bueno para ellas. Pero es posible que estemos equivocados, por lo que es esencial que comprendamos que solo debemos aportar lo que estas personas estén dispuestas a recibir.

257.   Que los demás aprecien que plantamos flores es una cuestión que les compete a ellos. Que lo hagamos con la intención de que la fragancia agrade a todos es cuestión nuestra.

256.   Vibrar en amor no depende de las personas o circunstancias externas. Todo lo que nos ocurre tiene una finalidad didáctica, ya sea para nosotros o para los demás. Experimentemos todo con el filtro del amor y estaremos cumpliendo con nuestra parte en este engranaje sublime que es el universo.

255.   Mantener la calma es un proceso de consciencia y observación de mis pensamientos y sentimientos, comprendiendo que no son ellos los que determinan mi vida, sino mi voluntad en seguir el camino del amor. Así, todo proceso interno se apaciguará, creciendo en la luz del amor, y todo acto se mostrará como resultado natural.

254.   Evita darte publicidad con las palabras, eso es vanidad. Muestra quién eres a través de tus actos, eso es ejemplaridad.

253.   Mantengamos la vibración elevada y la actitud positiva en todas nuestras relaciones, comenzando por nosotros mismos, pero dejemos a los demás el modo de interpretarlas, ya que eso está fuera de nuestra responsabilidad.

252.   La paciencia se desarrolla a través del amor y de la paz internos, para poderlos expresar en el ámbito externo. La paciencia amorosa es la ciencia de la paz amorosa (ver mensaje 234).

251.    Busquemos la paz en nuestro interior para poder poner en práctica la paciencia en nuestra experiencia exterior.

250.   La evolución consiste en dar un paso cada vez. Define el paso evolutivo que vas a dar, ponlo en práctica y consolídalo para que, cuando ya estés en el siguiente nivel, puedas plantearte dar el próximo.

249.   El perdón es el fundamento para lograr la evolución en nosotros mismos y la evolución en el mundo.

248.   Los pensamientos errantes forman parte de la función que hace el cerebro, pero a través de la oración y de la meditación tenemos la posibilidad de relajar nuestra mente, para favorecer la manifestación de nuestro espíritu.

247.   Dar consejos implica responsabilidad y humildad. Responsabilidad, porque pueden ser seguidos, y nos hace espiritualmente responsables de la influencia ejercida. Y humildad, porque nadie está obligado a seguir nuestros consejos, debiendo pasarlos por el filtro de la conciencia.

246.   El amor en acción aporta luz en todo entorno de oscuridad. Por ejemplo, ante la maledicencia, la respuesta amorosa muestra la lección de vida que necesita el ignorante para lograr superar esa etapa, pero es responsabilidad suya acoger la enseñanza, aprenderla, asimilarla, integrarla en su propia realidad.

245.   Si has encontrado en la vida un camino con un destino elevado, con unas etapas y medios constructivos, haz lo posible para no perderlo de vista, porque puede llevarte al siguiente nivel de tu proceso evolutivo.

244.   El dolor es el modo de recibir la información de que tenemos que superar una enseñanza de la vida evolutiva. Si nos resistimos, el dolor estará acompañado de sufrimiento, pero cuando somos capaces de comprenderlo y comenzamos a avanzar en el camino del amor y de la sabiduría, el sufrimiento desaparece y, pese al dolor remanente, vamos superando la enseñanza y resolviendo el reto.

243.   La verdad no es una meta, es un camino, en el que se desarrollan progresivamente el amor, la sabiduría y la felicidad.

242.   Los valores de las personas son internos y externos. Los internos solo los podemos percibir y valorar nosotros mismos, y los externos son los que perciben los demás. Pero si no hay valores internos, no habrá valores externos. Nuestros actos son reflejo de nuestra realidad interna.

241.    Cada ser tiene su propio camino que lleva a transitar el amor, la sabiduría y la felicidad que Dios nos brinda, y es posible que tu camino sea diferente del de los demás. Por eso es tan importante mantener la atención y la intención en cada momento, para poder seguir avanzando en el nuestro, respetando los senderos que toman los demás.

240.   Para poder abrirnos a contactar con nuestro Maestro Interno debemos mantener la paz profunda, alejar cualquier enfrentamiento, tanto interno (dejar pasar los pensamientos y sentimientos) como externos (dejar pasar las sensaciones de cuerpo y de la mente), observándolos todos ellos sin valoración ni implicación.

239.   Toda cualidad que creemos tener superada necesita mantenerse cuidada para que sobreviva en nosotros. Todo es progresivo en el camino de Dios, y siempre tenemos la posibilidad de crecer un poco más en cada uno de los valores con los que damos color a este camino.

238.   Amar a los demás es aceptarlos con sus virtudes y sus defectos. Tanto los unos como los otros son enseñanzas que nos ofrecen, al igual que nuestras virtudes y defectos son enseñanzas para los demás.

237.   La intranquilidad es uno de los errores de nuestra mente que nos impide vivir el presente con plenitud, porque nos mantiene la atención en lo que tememos o deseamos que ocurra en el futuro, y vivir en el futuro tiene como resultado inevitable la ansiedad.

236.   La oración y la meditación son dos formas de ver una misma realidad desde diferentes ángulos. Practiquemos un diálogo con nuestro ser interno, con nuestro yo superior, con la chispa de Dios que habita en nosotros, comunicando y escuchando, para lograr aprender y evolucionar a través de la experiencia (más info).

235.   Solo a través de los hechos se puede dar consistencia a nuestras palabras. Seamos ejemplares, centrándonos en nuestros actos, y dejemos de analizar los actos de los demás para criticarlos.

234.   La paciencia es la ciencia de la paz (ver mensaje 151). Es imprescindible la paciencia para poder aceptar nuestro proceso de evolución y nuestra ignorancia actual, así como los procesos de los demás, para poder comprender el camino de aprendizaje en el que estamos y la importancia de ser promotores activos de paz en nuestra experiencia de vida.

233.   La intención es el primer paso para transitar los caminos que nos permiten alcanzar objetivos. Seamos conscientes de nuestras intenciones, por tanto, para dirigir correctamente nuestros pasos en la aventura de la vida.

232.   El destino y el futuro son una sorpresa constante. Aprende a amar y a poner amor en todo lo que sucede. No siempre es fácil, claro, como ocurre en todos los exámenes, en todas las pruebas.

231.    El Gran Maestro Jesús es el modelo más puro y perfecto que Dios ha enviado a esta humanidad. Aprended de sus palabras y de sus actos y perfeccionaos, poniendo en práctica las enseñanzas que transmitió.

230.   Guardar silencio ante las ofensas no siempre es la mejor respuesta, pero casi siempre lo es. Y siempre, mantener la atención en el nivel de amor que somos capaces de entregar.

229.   El amor hacia todos y hacia todo es el ingrediente imprescindible para poder desarrollar y transmitir los pilares de la evolución: la verdad, la belleza y la bondad.

228.   La atención consciente es el único ejercicio que logra paulatinamente elevar nuestra realidad a planos más elevados cada vez.

227.   Si quieres conocer a los seres revestidos de cualidades, observa primero cómo expresan el amor. Las cualidades son las formas en las que se expresa el amor en cada momento.

226.   Busca primero calmar tus emociones para tener una mente serena.

225.   Todas las relaciones que establecemos con otras personas son oportunidades de sembrar y, en muchas ocasiones, también son satisfacciones de poder observar cómo otras personas pueden recoger de nuestra siembra.

224.   La paz es un proceso interno. Los problemas son oportunidades de evolucionar, pero la paz es independiente de todo lo externo.

223.   La oscuridad no se puede vencer con más oscuridad. Pongamos luz, poco a poco, para no deslumbrar, y la oscuridad se retirará por sí sola.

222.   La vanidad es una forma de egoísmo dependiente de los demás. Como en todas las manifestaciones de error, el sufrimiento que provoca es el gran antídoto para poder superarlo.

221.    Buscar la verdad que supere a la propia es un reto permanente para toda alma evolutiva.

220.   La evolución es siempre progresiva. Es necesario asentar buenos cimientos para construir grandes palacios.

219.    Cada paso que damos en el camino del amor de Dios produce una estela de luz que pueden seguir los demás. Esa es la esencia de predicar con el ejemplo.

218.    Transitar tu camino en soledad y que los demás te den la espalda, no significa que estés equivocado. Hay ocasiones en que Dios nos regala la soledad para poder conversar con Él en nuestro interior y comprender el sentido del camino que recorremos, un camino que, quizá, solo podemos transitar en la búsqueda interna que permite la soledad.

217.    Todo proceso de aprendizaje evolutivo tiene que estar vinculado a la experiencia. Solo a través de la experiencia somos capaces de poder poner en práctica y demostrar que hemos superado cada una de las etapas de la evolución.

216.    Una de las formas de poder saber si estamos avanzando en el camino de Dios es contabilizar cuántas veces cada día le pedimos luz a nuestros enemigos, a quienes nos ofenden, a quienes nos agreden, rogándoles que puedan perdonarnos, al igual que nosotros les perdonamos a ellos.

215.    La cooperación es el modo de multiplicar nuestras capacidades. Comprender y sentir el proceso de la cooperación son los pasos necesarios para poder ponerla en práctica.

214.    El correcto funcionamiento de todo grupo precisa acatar unas normas acordadas pero, sobre todo, mantener una actitud amorosa que permita resolver cualquier problema que se pueda producir.

213.    La lealtad es una forma de relación con los demás en la que los tratamos como querríamos que ellos nos tratasen a nosotros mismos. La lealtad es una forma más de expresar el amor.

212.    La impaciencia se fundamenta en el miedo; la paciencia se consolida en la fe. La impaciencia es sufrir por el futura; la paciencia es vivir el presente. La impaciencia es respuesta de la ignorancia; la paciencia es manifestación de la sabiduría.

211.     Una de las grandes lecciones de la oración es el amor que manifestamos, ya que logra extenderse y ponerse en práctica en cada uno de los actos de la vida cotidiana.

210.    El sufrimiento de las personas es un proceso que han elegido personalmente. Si deseamos ayudarles, nunca será perdiendo energía sufriendo con ellas, pero siempre podremos multiplicar la energía a través de la entrega de amor.

209.   Marcar límites de un modo amoroso también forma parte del proceso evolutivo. Todo individuo y todo grupo requiere de unos límites para poder experimentar la paz y el amor.

208.   Si todos los días invirtiéramos una pequeña fracción de tiempo en mejorar nuestra realidad, en muy poco tiempo podríamos observar grandes cambios.

207.   Ayudar a los demás es un acto de amor, pero también de sabiduría. No significa andar el camino por ellos, ni quitarles los obstáculos, sino mostrarles la importancia de su protagonismo en el proceso de su propia evolución.

206.   La paz es una decisión que se mantiene en el tiempo de cómo vivir y relacionarnos con el mundo.

205.   Los títulos son distinciones, formas de “hacer distintos”, que se crean con la intención oculta de, más pronto que tarde, poder formar parte de ese “grupo distinguido”. En el camino del amor, toda distinción sobra, porque son los hechos y el servicio a los demás los que distinguen el valor de los talentos acumulados en la vida.

204.   Tened mucha precaución con la información que no podáis comprobar. La fe se sostiene, no solo en las creencias sino, especialmente, en lo que conocen la mente y la intuición. Creer información inconsistente es nocivo para la persona y la hace responsable de las otras personas a las que la transmite.

203.   Cuando nos sumergimos en la vibración de Dios, nuestros sentidos perciben de forma diferente, sintonizando y captando el amor en todas sus más sublimes manifestaciones, siempre de acuerdo con nuestras limitaciones en el infinito progreso evolutivo hacia Dios.

202.   La salud es la paz del cuerpo, la armonía es la paz de la mente, el amor es la paz del alma.

201.    Para recibir los mensajes de los espíritus es necesaria la fe, la confianza en que toda la información y la energía que recibamos tendrá la finalidad de ayudarnos a nosotros mismos y de ayudar a otras personas, ya sean encarnadas o desencarnadas. Esta actitud nos abrirá las puertas de la vibración elevada que requiere toda obra en el camino de Dios.

200.  Cuando cometemos errores, comprendámonos y perdonémonos, son las enseñanzas que nos ofrece la vida. Comprendamos y perdonemos también a los demás cuando sean ellos los que se equivoquen.

199.    Cuando te sientas apresurado, observa tus necesidades reales y las necesidades reales de los demás que sientes que debes atender, valóralas, decide y actúa, todo ello siempre desde el amor. Toda experiencia de la vida es una oportunidad de aprender y de ayudar, pero solo se aprovecha si mantenemos el amor como principio fundamental en nuestros pensamientos, sentimientos y actos.

198.    Tomar la mejor decisión ante una situación difícil se logra buscando expresar nuestra mejor versión en amor y sabiduría, observando la respuesta a la pregunta fundamental (ver artículo Personas que están actuando de un modo que nos parece inaceptable).

197.    La sabiduría no depende del número de libros estudiados, ni de la experiencia adquirida, sino de cómo has incorporado esos conocimientos a tu vida, de acuerdo a la Ley del Amor.

196.    Vibrar en la paz no es alcanzar una meta, sino encontrar un camino que nos permite comprender la magia del amor en cada paso que damos.

195.    Cuando vamos con prisa, no podemos apreciar todo lo bueno que nos ofrece el camino.

194.    Cuando sentimos resistencia ante los problemas, las personas, las situaciones, es porque eso problemas están en nosotros. En el momento en que nos liberamos de ellos por medio del amor, las resistencias desaparecen.

193.    Una forma de expresar el amor es respetar el camino que los demás siguen, especialmente si no coincide con nuestro ejemplo.

192.    Todo dolor es una enseñanza por aprender. Todo sufrimiento es una enseñanza no superada todavía.

191.     Las situaciones difíciles requieren de coraje, pero nunca debe mermar en lo más mínimo el amor, como guía permanente de toda experiencia de vida.

190.   El estudio de todas las enseñanzas que nos presenta la vida es el único camino para lograr entender los cambios que necesitamos producir en nuestra realidad, esos cambios que constituirán las semillas del progreso personal y de las sociedades en las que vivimos.

189.    Toda adversidad, por pequeña que sea, tiene la finalidad de poner a prueba nuestras capacidades, son exámenes que nos permiten acceder a grados superiores de amor, sabiduría, responsabilidad y felicidad.

188.    El respeto y el amor se manifiesta en las cosas más pequeñas.

187.    Modelo de oración de grupo: Que la paz y el amor sean la guía de nuestra vida. Que la paz y el amor podamos hacerlos crecer en nosotros y transmitirlos a nuestro alrededor. Que la paz y el amor que vibran en nuestras oraciones de grupo puedan multiplicarse y extenderse a través de la luz que irradiemos con nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, nuestras palabras y nuestros actos.

186.    Ayudar a las personas que no quieren esforzarse, se logra enviándoles amor, de modo que les ofrezcamos la ayuda para que puedan hacer lo que nosotros, en conciencia, creemos que deberían hacer, siempre respetando su libre albedrío.

185.    Apoyar a los demás con amor. pero sin sabiduría, tiene un efecto limitado. Pedid en oración la sabiduría necesaria para ayudar a los demás y contribuiréis a que se cumpla la voluntad de Dios a través de vosotros.

184.    Ayudar a los demás es un acto de amor, que solo se puede expresar cuando ese amor está manifestado en nosotros mismos, en nuestro interior. El camino del amor comienza en nuestro interior.

183.    La oración es el proceso más importante para poder contactar con la partícula de Dios que habita en nosotros y para poder evolucionar en base al aprendizaje de la experiencia de la vida encarnada.

182.    Las oraciones en grupo generan una energía multiplicadora que pueden aprovechar todos sus miembros. Nos elevan a las más altas cotas de conexión con Dios.

181.     Todo lo que ocurre en la vida tiene un significado. Comprendámoslo y aprovechemos cada momento para poder evolucionar en amor y sabiduría.

180.    La Chispa Divina que vive en nuestro interior se desarrolla con nuestro avance espiritual en pensamientos, sentimientos y actos y, según la vayamos desarrollando, mayor conexión con ella percibiremos.

179.    Aprovecha las enseñanzas que te muestra la vida, son oportunidades de aprendizaje que te está entregando constantemente.

178.    Sentir la paz, en todo momento y lugar, es cuestión de actitud personal. Los factores externos siempre nos influyen en la medida en que nos dejamos influenciar por ellos. Alcanzar la paz, independientemente del exterior, es lo que nos hace libres. Es alcanzar la verdad.

177.    Los impulsos que nos lleguen, ya sea el primero o posteriores, deben analizarse bajo el criterio de la razón y de los sentimientos más positivos. Seguirlos sin superar este análisis puede llevar al éxito en algunas ocasiones, y al fracaso en muchas otras.

176.    Acompañar es, en muchas ocasiones, una de las más importantes ayudas que podemos dar, porque podemos compartir, en la corta distancia, la vibración de amor que se entrega mutuamente.

175.    Entender que las experiencias por las que pasamos son lo que necesitamos, pero también que nuestros cambios serán lo que logre que podremos hacer para contribuir a mejorar nosotros y mejorar el mundo son dos enseñanzas que, si logramos hacerlas compatibles y ponerlas en práctica, lograremos felicidad y evolución, los dos anhelos que viven en el interior de todas las almas evolutivas.

174.    Avanzar en el camino de la evolución no es una cuestión de oportunidades, sino de atención e intención. Con estas dos actitudes, las oportunidades se perciben y aprovechan.

173.    Todo lo que creas que puedes mejorar de tu vida y del mundo, implícate, es tu tarea en este momento. Todo lo que creas que no puedes mejorar, olvídalo, no es tu tarea en este momento.

172.    La alegría es la sal de la vida. Regad de alegría vuestro entorno y cambiará vuestra vida y la de los que os rodean.

171.     El valor de las personas y de las cosas exige experiencia. Comprendamos a los ignorantes en su proceso de aprendizaje, porque en muchos casos somos nosotros los que estamos aprendiendo.

170.    La sonrisa en los labios, en los ojos, en las palabras y en los actos, es la seña de identidad de todas las almas que forman la familia espiritual que está cambiando el mundo. Unirse a ella es muy fácil, solo es necesario ponerlo en práctica.

169.    La distorsión en la percepción de la realidad se debe a nuestra ignorancia y a nuestros prejuicios. La progresión y elevación espiritual nos permitirá ver la realidad con la nitidez que da la luz del amor.

168.    El sentimiento es el gran receptor de los planos espirituales. Observa tus sentimientos para recibir las enseñanzas divinas.

167.    Cuando estés en la noche oscura, escucha, observa, siente, porque la respuesta siempre está a tu alcance. Y si no la encuentras, pide, porque debemos pedir para que se nos dé. Esa es la voluntad de Dios, esa es su Ley.

166.    Una condición necesaria para alcanzar la felicidad es liberarnos de todas las cargas que nos aferran a la materia.

165.    Si queremos solucionar algún desencuentro con alguien, no esperemos más, analicemos cómo poder tender la mano y aproximémonos, siguiendo el plan.

164.    Si quieres participar positivamente en la obra de Dios, entiende que todo deberá pasar por el filtro del amor.

163.    Solo podemos entregar de aquello que poseemos, y la verdadera felicidad se alcanza cuando se comparte. Compartir lo que tenemos exige desarrollar las capacidades de obtenerlo o desarrollarlo, ya sea amabilidad, caridad, consuelo, sonrisas, etc., y la sabiduría de comprender que solo proporciona verdadera felicidad al compartirlo.

162.    La eficacia de la oración se basa en la atención y la intención.

161.     Tener “mal genio” no es tener un espíritu malo que esté decidiendo por nosotros el camino erróneo, es tener una mala actitud, que genera una vibración baja y que atrae esas mismas vibraciones de otros seres, tanto encarnados como desencarnados.

160.   El abrazo es la medicina más importante, y sirve para cualquier dolencia, tanto del cuerpo como del alma. Al abrazar unes la vibración de dos corazones (o más) y mejora cualquier estado de sufrimiento de un modo inmediato.

159.    Si nos sentimos atrapados en el barro de los problemas y de la ignorancia para resolverlos, de nada servirá quejarnos. Tendremos que esforzarnos, pedir ayuda para salir y limpiarnos de todas las actitudes negativas que nos llevaron a esa situación.

158.    Tener la mente y el corazón, los pensamientos y los sentimientos, en el pasado o en el futuro, nos alejan del único momento donde experimentamos y aprovechamos la evolución, que es el presente.

157.    Ayudar a los próximos es totalmente compatible con ayudar a los lejanos. Dios nos pone en el camino de la vida las oportunidades que necesitamos en cada momento.

156.    La esencia de las cosas es lo más importante, lo más valioso, lo más ligero y más útil. Esa esencia, en la experiencia de la vida, es lo que tenemos que guardar en el alma inmortal.

155.    Ayudar a las personas a avanzar en el camino del amor y sabiduría de Dios es mostrarles la dirección y observar si dan los pasos adecuados por su propia voluntad, para poder continuar mostrándoselo un poco más allá, siempre en total libertad y respeto a sus decisiones.

154.    Es mejor cometer errores durante el aprendizaje que en la experiencia de la vida. Comprended esto y podréis mantener la actitud del alumno que busca permanentemente la maestría.

153.    Los pensamientos dirigen nuestra vida, y evolucionar significa cambiar. La rigidez de pensamiento y de creencias es incompatible con la evolución.

152.    El mejor modo de poder aconsejar a una persona es mostrarle el espejo donde pueda observar una versión mejor de su propia realidad actual.

151.     La paciencia es la ciencia de la paz (ver mensaje 39). Lograr sentir la paz en las turbulencias de la experiencia de la vida es la gran cualidad a alcanzar.

150.    Aprended a distinguir entre enseñanzas y sabiduría. Las enseñanzas son transmisión de información, que puede ser verdadera o no. La sabiduría es la comprensión progresiva de la verdad, proceda de donde proceda.

149.    La financiación de proyectos es un tema de la materia, y no del espíritu. “Dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”*.

* Evangelio según San Mateo 22,21.

148.    Cuando creemos tener razón, pensemos con humildad en que el proceso de la verdad es infinito, y que la verdad de hoy dejará de serlo en el siguiente paso de nuestra evolución.

147.    El sufrimiento es un estado al que normalmente se llega de un modo inconsciente, como consecuencia de no comprender la enseñanza del dolor. Del sufrimiento no se escapa, sino que se transmuta, solo a través de la sabiduría para superar el dolor a través del amor.

146.    Enviar energía espiritual a los alimentos y bebidas es un importante modo de conservar y mantener la salud física y espiritual.

145.    Todo lo que podamos hacer forma parte de nuestro destino, pero la elección de actuar siempre está en nosotros. Es la responsabilidad de lo que sembramos, y que recogeremos en el futuro.

144.    Contribuir a la paz es un proceso, dinámico y consciente, de aportar amor en todo momento y lugar.

143.    El modo en el que nos comunicamos con los demás, tanto verbalmente como con los gestos, etc. está demostrando el nivel de amor que transmitimos. Seamos conscientes de ello, para contribuir a hacer del mundo un lugar cada vez mejor.

142.    El dolor es una gran señal que nos aporta Dios a través de la vida. Aprendamos a escucharlo, para poder cambiar el rumbo de nuestra vida hacia la ruta del amor y la felicidad.

141.     Toda alma evolutiva tiene un camino personal y diferente del de los demás. Podremos compartir tramos, pero debemos mantener nuestra brújula del discernimiento para evitar perdernos, porque si seguimos lo que marcan las brújulas de los demás, es muy posible que lleguemos a destinos que no son los nuestros.

140.   Incrementar la sabiduría vinculada al amor es el modo de progresar en el plano encarnado, tanto individualmente como para toda la humanidad. Pero tu tarea comienza y termina en ti, y se refleja en el ejemplo y ayuda con la que contribuyas a mejorar todo tu ámbito de influencia personal.

139.    La paz solo se alcanza dando, nunca luchando.

138.    Si quieres que el mundo, o alguien, tenga paz, debes contribuir siendo paz. Ayudar es dar de lo que tienes, es ser ejemplo y contribuir a hacer vibrar esa energía en tu vida, para que se manifieste en toda la vida.

137.    Cuando comprendemos que el único camino es el del amor, lo entregaremos en todo momento y lugar, sin condiciones. El amor solo da, nunca busca recibir.

136.    La intención es lo que realmente tiene valor para el espíritu amoroso, independientemente de los resultados.

135.    La experiencia de la vida encarnada es muy especial. Permite superar pruebas que no pueden experimentarse en el plano desencarnado. Aprovechad, por tanto, esta oportunidad que tenéis para evolucionar.

134.    La energía de las guerras no se combate con amor, sino que se diluye con amor. No es cuestión de enfrentarse, sino de ofrecer ayuda y ejemplo.

133.    Que la ignorancia de los demás nunca sea justificación para ocultar vuestra sabiduría. Sed luz, independientemente de la oscuridad que os rodee.

132.    Preocuparse es vivir en el futuro; ocuparse es actuar en el presente. Observa el futuro solo para definir metas que puedas alcanzar a través de la atención, de la intención y de la acción del presente.

131.     Cuando invertís vuestro tiempo, atención e intención en orar por los demás, estáis manifestando una de las formas de amar al prójimo como a vosotros mismos.

130.    El miedo es el enemigo del amor, y el miedo se diluye con la confianza en la voluntad de Dios y con el conocimiento del proceso evolutivo del alma inmortal.

129.    Las situaciones difíciles nos permiten evolucionar más rápido. Por eso existen las experiencias en la materia.

128.    Aplicar la Ley del Amor es sencillo de entender, pero difícil de poner en práctica ya que es necesario aprender a aplicarlo en cada momento y lugar. Esa es la principal misión que tenemos todos los seres, encarnados y desencarnados.

127.    Perdonar no es un acto de compasión, sino de comprensión. Cuando hay compasión observamos a los demás como sufrientes; con la comprensión entendemos a los demás porque nosotros también sufrimos o hemos sufrido los mismos errores.

126.    El proceso del verdadero aprendizaje consiste en comprender y asimilar la información y ponerla en práctica en la vida cotidiana. Fuera de eso, nada sirve realmente para el progreso del espíritu.

125.    El aprendizaje es el atajo para la comprensión, pero la práctica de la vida cotidiana es el crisol donde se depura el alma.

124.    Cuando observemos a otros hermanos que tienen comportamientos que no aprobamos, tengamos compasión, entendamos que, si nosotros creemos que ya lo hemos superado es porque hace muy poco aún manteníamos ese error; y tengamos caridad, para poder mostrar con nuestro ejemplo el modo correcto de actuar. Ese es el modelo que nos permite ayudar a nuestros hermanos de camino.

123.    Cuando en tu vida sientas cansancio, abatimiento, derrota, recuerda que Dios siempre te muestra el camino a través del amor. Es posible que no sea el camino que buscabas, pero es el que verdaderamente necesitas para evolucionar y construir un mundo mejor, tu mundo.

122.    Al reunirse los amigos, la vibración se incrementa, la paz vive en nosotros y el amor se manifiesta.

121.     La justicia pertenece a Dios. La mayor paz la logramos cuando perdonamos todos los efectos de la ignorancia de los demás y de nosotros mismos.

120.    El amor de pareja es un breve fragmento de la sinfonía del amor universal que vive en nosotros. Pero todo fragmento, por pequeño que sea, es imprescindible para que toda la obra esté en armonía. Feliz Día de los Enamorados.

119.     Si estáis oyendo de guerras y rumores de guerras, sed paz, transmitid paz. Es lo que podéis y debéis hacer en este momento.

118.     Entrar en el proceso del despertar de la consciencia consiste en observarnos cada vez con más objetividad y amor, evitando justificaciones de nuestros actos, comprendiendo nuestros errores, trabajando para repararlos y realizando los cambios conscientes que nos faciliten la evolución, siempre progresiva, por el camino infinito de la perfección.

117.     La paz es un proceso activo, que implica introducir el amor en toda situación controvertida.

116.     Analiza en qué situaciones crees que NO puedes o NO debes vibrar en amor y tendrás un excelente mapa para recorrer en tu evolución hacia Dios.

115.     Cuando somos luz, no necesitamos recibirla de los demás. El camino se hace visible para avanzar y podemos ayudar a los demás con nuestra luz para que, si lo desean, puedan avanzar también.

114.     Cuando la adversidad llama a la puerta de nuestra vida, acojámosla, aceptémosla, y observemos cómo podemos devolverla del modo más amoroso posible.

113.     La constancia y la paciencia son dos cualidades para poder llegar lejos, pero sin obstáculos en el camino ¿qué mérito tendríamos?

112.     Respetar a las personas es amarlas, permitiendo que se expresen con total libertad.

111.      Si cuando una persona o grupo acoge a alguien está siguiendo las enseñanzas de nuestro Gran Maestro Jesús, ¿qué ocurre cuando se expulsa a alguien de nuestro entorno?

110.    La paz del mundo, así como cualquier otro reto de la humanidad, se construye a través de hechos, de actos, pero todo acto es consecuencia de un pensamiento puesto en práctica. Mejoremos nuestros pensamientos y apliquémoslos en hechos que permitan mejorar el mundo, cada cual de acuerdo a sus posibilidades, que son las responsabilidades que Dios nos otorga en cada momento.

109.   Cuando sientas necesidad, que tu timidez no te detenga ni tu orgullo te disperse. Pide y se te dará.

108.    Los que tenemos hijos podemos comprender, dentro de nuestras limitadas capacidades, todo el amor que puede sentir Dios hacia nosotros.

107.    La paz es condición necesaria para el progreso y evolución de personas y sociedades. Seamos paz, aportemos paz. Independientemente de todo lo que ocurra en nuestro exterior, sintamos la paz en nuestro interior y exterioricémosla.

106.   La paciencia es impregnar de amor las dificultades.

105.    Si sabemos que el amor es el camino ¿qué más necesitamos saber?

104.   La oración compartida por dos o más personas permite multiplicar la energía y eficacia espiritual, del mismo modo que el trabajo compartido multiplica la energía y eficacia física.

103.    Cuánto cambia nuestra realidad cuando, en lugar de pedir en nuestras oraciones, lo convertimos en agradecimientos.

102.    La oración es una forma que tenemos de transmitir el inagotable amor que Dios nos da, un amor que, cuanto más se entrega, más crece en nosotros mismos.

101.    Nuestras capacidades son limitadas, pero son las que nos ha concedido Dios. Aprovechémoslas del mejor modo para cumplir con nuestro destino de evolución infinita.

100.   Los buenos deseos y actos, entre ellos la oración, con nuestros padres y familiares, especialmente con los desencarnados o sufrientes, es un modo de demostrar que comprendemos la Ley del Amor.

99.     El dolor es la señal que Dios pone a nuestra disposición para percibir que nos encontramos en una expiación o en una prueba, tanto en el plano encarnado como en el desencarnado. Aprovechemos estas señales que nos llegan a través de la experiencia para evolucionar, y evitemos dejarnos llevar por el dolor y entrar en el sufrimiento, que es uno de los mayores errores en los que podemos caer. Más info en Dolor o sufrimiento.

98.     El cumplimiento de la voluntad de Dios se basa en seguir La Ley del Amor en todas y cada una de las experiencias de la vida.

97.     El mayor reto para aplicar el amor es en las situaciones más difíciles de la vida, en las pruebas evolutivas que Dios nos autoriza a experimentar. Aprovechemos las oportunidades en lo fácil, para poder aprovecharlas en lo difícil.

96.     Ayudar a los demás es importante, pero solo podemos hacerlo en la medida en la que nos ayudemos a nosotros mismos. Evolucionemos, y con ello podremos ayudar a evolucionar a la humanidad.

95.     Cuando la humildad comienza a echar raíces en nuestra realidad, comenzamos a liberarnos de los grandes tentáculos del ego: la vanidad, el orgullo y la soberbia.

94.     La santidad es un título que otorga el mundo. El amor es un don que otorga Dios. Al César lo que es del César.

93.     El perdón es la manifestación de amor hacia los que antes eran nuestros enemigos. Es la acción más liberadora que existe.

92.     Siempre que te sea posible, siente y regocíjate de cada chispa de amor que surja a tu alrededor, especialmente en tu familia. Es una de las más importantes fuentes de felicidad.

91.      Cuando estamos haciendo oración-meditación y nos damos cuenta de que nos estamos desconcentrando, es una buena noticia. Nos hacemos más conscientes, porque todo avance es progresivo, y es necesario pasar por ahí para poder superarlo.

90.    Nuestros logros verdaderos son lo que hacemos para el bien de los demás. El orgullo es muestra de la ignorancia que tenemos al no comprenderlo.

89.     La energía del amor la podemos manifestar en toda experiencia de la vida, tanto hacia nuestro interior como hacia el exterior, personas, animales, plantas… vida, y es lo que realmente marca la diferencia evolutiva.

88.     El consuelo de los dolores de la vida es saber que son pruebas que nos permiten evolucionar en el eterno camino de felicidad en la aproximación a Dios.

87.     No sabemos cuánto tiempo nos queda en esta encarnación que llamamos “vida”. Quizá unos días, tal vez unos años, es posible que décadas. En cualquier caso, si conocemos el camino, lo sensato es avanzar por él todo lo posible, limando todas nuestras asperezas con el autoconocimiento en el amor.

86.     Seguid en la línea de evolución y comprended la importancia de mantener la actitud, para poder lograr que la vibración elevada se mantenga en el tiempo, siempre que vuestra atención se dirija al camino de Dios.

85.     Cuando comprendamos que el universo, la Tierra, las plantas, animales y personas, somos una misma vibración evolutiva, que nos necesitamos mutuamente y nos ayudamos en el camino eterno, comenzaremos a comprender la creación de Dios.

84.     Mantener la paz del amor en medio de la tormenta es el objetivo que debemos conquistar cada día.

83.     Estamos en el principio del camino. Actuemos con humildad. Todos somos maestros de ejemplo, tanto con nuestros éxitos como con nuestros fracasos, y todos somos alumnos, para aprender, primero de nosotros mismos, y después de los demás. Aprovechemos, por tanto, todas las enseñanzas que nos proporciona la vida, y todas las oportunidades de poder enseñar con el mejor ejemplo que podamos aportar.

82.     Si el día de Navidad podemos sentir el amor que damos y recibimos, es por nuestra actitud y voluntad. Hagamos que cada día de nuestra vida sea una Navidad, un nacimiento de la luz de nuestro interior, para entregarla al mundo. Ese es el camino, la verdad y la vida.

81.      El amor es la actitud que tengo hacia mí, hacia todos y hacia todo, y que se manifiesta constantemente en cómo me relaciono.

80.     El sufrimiento no nos ayuda a progresar, pero sí nos indica que estamos tomando un camino equivocado y, a través del amor, podremos rectificar y progresar realmente.

79.     La amabilidad es la forma más discreta de expresar el amor, pero la que más habitualmente podemos poner en práctica.

78.     La paciencia y la perseverancia son cualidades necesarias para alcanzar los fines más elevados.

77.     Tu vida encarnada es un pacto al que te has comprometido. Aprovéchala, es una oportunidad para poder evolucionar.

76.     La prosa y la poesía son formas de expresar la música del alma. El mensaje es la enseñanza, pero el ritmo es el que nos hace vibrar.

75.     La Regla de Oro de Jesús* debemos ponerla en práctica, aunque pueda provocar dolor en ocasiones. El amor implica tener tacto, pero no ser condescendiente.

* Ver artículo La solución a todo: La Regla de Oro de Jesús

74.     Solo el conocimiento que está vinculado al amor es verdadera sabiduría, la cual es imprescindible para evolucionar en el verdadero camino.

73.     La felicidad es sentir el amor en cada experiencia, no necesita más.

72.     Si quieres evolucionar, tienes que cambiar. Decide los cambios, diseña los procesos y comienza.

71.      Sed conscientes de que el amor es algo que nunca desarrollamos lo suficiente, siempre es posible perfeccionarlo. Comprometámonos con este objetivo en la vida y cumpliremos con la ley del progreso eterno en el camino de Dios.

70.     La unión es el modo de multiplicar todo tipo de energías. Uníos, si queréis avanzar con rapidez en la consecución de vuestros objetivos.

69.     Los abrazos son el modo de aproximar nuestros corazones físicos. El amor es el modo de aproximar nuestros corazones espirituales.

68.     Que el amor sea nuestra brújula, y que la buena voluntad sea nuestro motor.

67.     Querido Dios, podemos sentir que Tú estás en nosotros o que nosotros estamos en Ti. Son dos formas de percibir una misma realidad.

66.     Aceptar la vida es abrazarla desde el amor, alcanzando un estado de fe, de confianza absoluta en la necesidad que tenemos de todas las experiencias que Dios pone en nuestras manos, para poder cumplir con el destino evolutivo al que nos hemos comprometido antes de encarnar.

65.     La colaboración nos permite multiplicar las fuerzas, tanto físicas como espirituales. Busquemos colaborar y promover actividades en grupo para crecer en lo personal y en lo colectivo.

64.     Cuando se avanza en el sendero de la felicidad, ya no son necesarias las teorías.

63.     En todo suceso, por negativo que lo veamos, siempre tenemos la oportunidad de ver a Dios ayudándonos a progresar en amor.

62.     La paciencia es imprescindible en el camino espiritual. Todo lleva su tiempo. No queráis correr antes de saber andar.

61.      Si esperas a que otros te demuestren las cosas en las que no crees, te demuestras que no entiendes para qué estás aquí. “Buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá”*, porque la evolución es un proceso voluntario y requiere compromiso y esfuerzo personal para avanzar en ella.

* Evangelio según San Mateo 7,7

60.    Aprovecha de tu pasado las enseñanzas, aprovecha de tu presente las oportunidades de evolución y obtendrás en tu futuro las consecuencias de crecimiento en amor y sabiduría.

59.     No es importante estar recibiendo ni leyendo constantemente mensajes de luz, lo verdaderamente importante es ponerlos en práctica.

58.     La calma es la expresión de la voluntad de la paz que vive en nuestro interior.

57.     El amor a Dios de demuestra amando a toda la creación sin distinción, al entorno, a los animales, a las personas.

56.     Pidamos al Creador que nos infunda la oportunidad de ser fuerza amorosa en las dificultades, que nos permitan convertirlas en oportunidades de evolucionar en amor y sabiduría.

55.     Si el camino hacia Dios es infinito ¿por qué tanta prisa?

Nota del canalizador: ¿Por qué vivir la existencia como una carrera de obstáculos, basando el éxito en el esfuerzo, cuando se puede vivir como un baile, disfrutando en cada paso que damos? Como siempre, la atención y la intención que pongamos harán que cambie el mundo interno en el que vivimos, nuestra matrix vivencial.

54.     Toda enseñanza es útil, si se sabe aprovechar.

53.     Si Dios nos da lo que necesitamos, agradezcamos y aprendamos.

52.     Pedir a Dios o a los Espíritus que las personas o las cosas cambien sin esfuerzo, demuestra que no se comprende para qué estáis en el plano encarnado.

51.      Oración sugerida: Ayúdame, Creador, a ser capaz de saber apreciar todas las oportunidades de evolución que me ofreces en la vida, para poder aprovecharlas preferentemente a través del aprendizaje, y no tener que pasar por el dolor de la experiencia.

Pero, si es necesario hacerlo, ayúdame a ser capaz de comprender las oportunidades de evolución que me ofreces con la vida y permíteme poder recibir la ayuda que pueda resultar necesaria para poder aprender y evolucionar, así como para poder realizar los cambios necesarios que me permitan superarla y hagan innecesario que vuelva a tener que manifestarse.

Y si es tu voluntad que la situación persista hasta mi desencarnación, ayúdame a asumirla con la resignación de quien comprende que todo pago es consecuencia de haber contraído una deuda anteriormente.

50.     Es la fuerza del amor la que permite cambiar nuestras vidas y el mundo.

49.     El reto del amor es ponerlo en práctica en los momentos difíciles.

48.     Dominar la atención es multiplicar la vida.

47.     ¿Estás siguiendo un camino de evolución y elevación espiritual o solo formas parte de un club de fans?

46.     Si estamos en el camino de Dios, no importa lo alto que nos pongamos el nivel; si trabajamos, siempre podremos llegar.

45.     Si quieres que haya cambios, sé tú el cambio.

44.     Lo fácil es la escuela de lo difícil. Si nos equivocamos en lo fácil, ¿cómo pretendemos tener éxito en lo difícil?

43.     La paz del mundo comienza y emana de nuestro corazón.

42.     Agradece cada día

lo que Dios a ti te da.

Siente en ti cada regalo,

prueba de felicidad.

Y agradece toda prueba,

es dolor, pero en ti está

convertirla en crecimiento

con el filtro del amar.

41.      El amor es lo primero. Vive en amor, hacia ti y hacia los demás, independientemente de lo que ocurra fuera. Toda la creación está sometida a esta Ley y a sus efectos.

40.    Nosotros, como creación, estamos hechos a imagen y semejanza de Dios y, como nuestro Maestro Jesús, Dios está en nosotros y nosotros en Él (ver Evangelio según San Juan 10,30 y 10,38). Así, para alabar, pedir y agradecer a Dios, alaba, pide y agradece a la creación.

39.     La paciencia es la ciencia de la paz. Solo a través de la paciencia se alcanza la paz.

38.     Damos las gracias a todas las almas que nos permiten enviarles nuestras oraciones y nuestra energía, porque nos facilitan poder apoyarles en su difícil camino de evolución, para poder superar las pruebas que Dios les ha puesto en el camino y poder crecer en amor y sabiduría.

37.     Mantener la consciencia, con atención e intención, es el modo de experimentar y aprovechar la vida plenamente.

36.     Amar toda la vida, y aceptar todo lo que nos llega.

35.     La luz de la verdad solo se ve cuando se quiere ver. Es una condición necesaria, pero no suficiente.

34.     La oración es una energía que llega en forma de impulso, ya sea consciente o inconsciente, pudiendo influir en mayor o menor medida, pero cada ser toma sus decisiones con libertad.

33.     Dios nos pone las pruebas que necesitamos. Aceptarlas y resolverlas es el modo de aprobarlas.

32.     Ayudemos cuando es necesario, esa es la Ley del Amor. Permitamos el avance independiente de los demás cuando les sea posible, esa es la Ley del Progreso. Saber discernir el momento del cambio es aplicar la sabiduría.

31.      Aceptemos y agradezcamos todas las experiencias que nos regala Dios a través de la vida. Las agradables son oportunidades de ser modelo y ejemplo ante los demás; las menos agradables son oportunidades de aprender, cambiar y evolucionar.

30.     La finalidad sustancial de las almas es el progreso en el camino del amor y la felicidad de Dios, y la resistencia a este progreso implica sufrimiento. La ayuda que podamos dar a las almas que están detrás de nosotros en el camino les reduce el sufrimiento, al poder aprenderlo y no tener que experimentarlo necesariamente, así como nos proporciona a nosotros una estimulante sensación de felicidad.

29.     Seguir el camino del Padre es aceptar todas las realidades, empezando por las propias, como plan del proceso evolutivo, e influir en ellas de acuerdo a la La Ley del Amor.

28.     Vivir en armonía no es una colección de circunstancias que nos dan la felicidad, sino una actitud que hace crecer la felicidad dentro y fuera de nosotros. Porque lo simple es lo que funciona en la vida.

27.     El ejemplo es la gran luz de nuestra vida, es nuestra motivación y nuestra guía de conducta.

26.     La fuerza del amor es la que permite avanzar y evolucionar en todos los aspectos de la vida.

25.     El mundo cambia cuando nosotros cambiamos. Tenemos mucho camino que recorrer en nuestra evolución. Sigamos avanzando, no creamos que ya somos perfectos. Por tanto, pensemos, sintamos y actuemos como seres humildes, siempre preparados para seguir aprendiendo.

24.     Evolucionar es cambiar. Cambiando yo, logro que cambie el mundo.

23.     La sabiduría que vive en vuestro interior tenéis que difundirla, y las reuniones que realizáis son de gran utilidad para poder practicar la presentación de vuestra sabiduría entre hermanos comprensivos (se refiere a las reuniones que convocamos en el grupo de WhatsApp MyE MoralyEspiritualidad https://chat.whatsapp.com/BCyz7awTTPI1Wmk7wiP6vS).

22.     Dirijamos nuestros destinos. Oremos y pidamos por lo que necesitemos y no podamos lograr por nuestro esfuerzo, pero sigamos esforzándonos, dándolo todo. Dios nos ayuda en la medida en que nosotros nos esforzamos.

21.      Con nuestra evolución y mejoría propia influiremos en la de la humanidad. En esto consiste nuestra contribución personal al cambio de era.

20.     Cuando decimos “que se haga la voluntad de Dios” ¿estamos aceptando realmente todo lo que pueda ocurrir, o acaso son palabras vanas?

19.      Sintamos el amor, vivamos en amor, y lo percibiremos en toda la creación, incluso en los lugares más insospechados.

18.      Querido Dios, Padre Eterno, te agradecemos que podemos sentir toda la felicidad que nos aporta seguir tu camino.

17.      Durante la meditación en grupo estamos en comunión, y esta comunión nos fortalece, porque nos permite compartir una vibración que tiene la misma intención, nos permite dirigirla para multiplicar nuestras fuerzas y poder convertir nuestras intenciones en actos. Evolucionar es cambiar, aprender es evolucionar sin sufrimiento.

16.      Bien está que Dios nos mantenga en este tipo de mundos hasta que vayamos evolucionando. Observémonos y comprenderemos todo lo que necesitamos evolucionar para que merezcamos un mundo mejor.

15.      Nuestras acciones son nuestra contribución directa a la evolución de nuestro mundo, pero nuestro ejemplo y enseñanzas son nuestra contribución para que los demás puedan evolucionar ellos y ayudar a evolucionar al mundo.

14.      Seamos luz, es un compromiso con nosotros, con Dios y con la humanidad.

13.      Seamos luz en todo momento, con agradecimiento, con sonrisas, con ayuda, con consuelo, con toda manifestación de amor que podamos expresar.

12.      La mejor energía que podemos enviar es la del ejemplo, porque el ejemplo es la consolidación y puesta en práctica de nuestros mejores procesos internos de pensamientos y sentimientos y, por estar consolidados, podemos emplear esta energía positiva en todo momento y lugar.

11.       La sonrisa que parte del corazón es una de las principales técnicas de elevación espiritual.

10.     Todo lo que aprendemos tiene una única finalidad trascendente: que la experiencia de la vida cobre sentido.

9.       Cada uno de nosotros somos una pequeña luz que alumbra el mundo, pero cuando nos apagamos, aunque sea momentáneamente, la oscuridad nos envuelve. Sin embargo, cuando somos muchos alumbrando, si uno de nosotros se apaga, los demás pueden seguir alumbrando.

8.       A través de nuestra vida dedicada a cumplir la voluntad de Dios, somos su mano en el mundo. La ejemplaridad es lo que se ve, pero lo más importante es lo que no se ve. Como nuestras oraciones.

7.       El propósito más sublime en la vida es dedicarla a expandir la Lay del Amor a través del ejemplo. Nosotros evolucionamos y los demás pueden ver el camino que les mostramos. Este ejemplo que podemos dar todos, y observarlo todos también, es la gran espiral de evolución en la que podemos entrar. Solo hay que decidirlo y dar el primer paso.

6.       Somos luz de Tu Luz, somos espíritu de Tu Espíritu, somos felicidad de Tu Felicidad.

5.       El camino del Padre Eterno no solo se compone de sonrisas e intenciones. Toda intención que no se transforma en acto es como una semilla que no se planta.

4.       Ser canales de luz es poner en práctica el amor manifestado en todas sus formas.

3.       Las palabras son muy gratas para quien está abierto a recibirlas, pero el ejemplo siempre queda a disposición de todos.

2.       Ayudar a progresar a los demás es una oportunidad que nos da Dios para ser su mano en el mundo, es la mayor oportunidad de sentir la plenitud de la felicidad de transitar el verdadero camino.

1.        Gracias, Señor, por permitirnos ser canales de la energía de tu amor.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Oración-meditación colectiva

 

Comentarios

  1. Las oraciones recibidas son perlas de sabiduría, me parecen muy buenas para ponerlas en práctica cada día.
    Gracias Vicente, por tener un corazón tan generoso, Dios te bendiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayor satisfacción que se puede tener en la vida es aportar luz a quien la desea. Al fin y al cabo, todos la necesitamos para seguir avanzando en el camino del amor y sabiduría de Dios. Gracias por darles valor.

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por aportar tus comentarios. Serán publicados tras la revisión por el administrador

Entradas populares de este blog

¿Qué peligros tiene la mediumnidad?

Solicitudes de Oraciones

Cinefórum MyE. Reflexiones sobre la película “Divaldo Franco Médium”